Mujer, tú eres poesía

Mujer, tú eres poesía

martes, 11 de abril de 2017

Entonces...

Entonces... yo era un niño más, 
asomado a mi ciudad, a sus ruinas.
Mis ojos, inocentes, como los de los niños,
solo llegaban a ver casas hundidas, “rotas”,
como si hubieran estado así toda la vida.

Algunas, que mantenían sus muros en pie,
los  cristales  de  sus ventanas hechos pedazos.
Dentro, espacios huecos, a la intemperie, invadidos
por la maleza, ocultan la tragedia.

Los tiestos con plantas secas, marchitas,
a juego con todo lo de su entorno
Las calzadas de las calles de tierra rojiza...

Los mayores, la mirada baja. Algunos, muchos,
la familia y el alma destrozadas.

Los inviernos eran de crudo frío,
dentro y fuera de las casas...
más frío con estómagos vacíos,
silenciando, con dolor, sus quejidos.

La guerra había pasado y se notaba su huella
de canalla, sangrienta, cruel,
y destructiva fiera.
  

2 comentarios:

  1. UN POEMA QUE NO NECESITA ILUSTRACIÓN ALGUNA. TUS LETRAS VAN REVELANDO IMÁGENES DE SOLEDAD.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  2. Terrible experiencia la de la posguerra... Supongo que poder sacar de dentro parte de ella en palabras es en cierto modo terapéutico.
    Gracias por hacerte verso de forma tan bella.
    Un abrazo enorme y agradecido.

    ResponderEliminar


Durante la lectura en el Centro Cultural "Pablo Iglesias" de Alcobendas

Aparte de leer poesía, tasmbién cantan canciones de su creación. En esta ocasión, una dedicada a Miguel Hernández.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza
Realizada por Antonio López Negredo