Mujer, tú eres poesía

Mujer, tú eres poesía

martes, 6 de diciembre de 2016

Hombre contra hombre

Edad de piedra, edad de los metales,
bomba atómica; era de los neutrones...
En las cavernas con hacha de sílice,
en el búnker un pulsador...
así de fácil: los muertos, por miles.

Tierra, este ser que te habita,
que te estudia y te maltrata,
que pone leyes, dice, para mimar tu vida,
es el maligno hecho persona;
no temas mal desde otros mundos.

Los mares los expolia,
los desvalija, de pequeñines y ballenas,
con redes y artimañas.
Y, con sus matanzas, el agua de sangre tiñe.

Los bosques asesina,
primero, con fuego, luego, con fiera guadaña...
y su hábitat, indefenso, languidece y muere.

Tu cielo es menos azul,
menos entero, más toxinas, más agujeros;
menos frío, menos hielo.

Volcanes escupiendo sus azufres,
terremotos, tsunamis, inundaciones, la ira
del huracán. Tus entrañas arrojan su bilis,
contenida, de tanto dolor y tanto daño.

Pasamos por todas las historias, las antiguas,
las contemporáneas, da lo mismo;
es el tiempo que pasa,
Lo que en ellas se cuenta son las guerras, la muerte.

Y siembra el terror de pueblos enteros,
niños, ancianos, mujeres, huyen del exterminio,
buscan paz, cobijo y pan.

Tiempos de liposucciones, masajes,
dietas, delicatessen;
se tira comida al mar, se destruye.
No solo matan las armas, el hambre
ocasiona más muertes. Opulencia,
pobreza, miseria, injusticia.

No será la invasión desde otros mundos
la que pueda acabar, Tierra, contigo.
Cuídate del hombre, con su codicia,
con su miserable y gran ambición,
será tu mayor, perverso, enemigo,
tu estúpido y definitivo exterminador.

Asusta mirar el mapa.
Pobre mundo...
¡Qué mundo éste, más pobre!

1 comentario:

  1. Crudo y hermoso poema. No cabe duda, la autodestrucción del hombre es una terrible realidad.
    Me alegra encontrar colegas que también escriben sobre los asuntos turbulentos de la humanidad. Enhorabuena.

    Recibe saludos cordiales.

    ResponderEliminar


Durante la lectura en el Centro Cultural "Pablo Iglesias" de Alcobendas

Aparte de leer poesía, tasmbién cantan canciones de su creación. En esta ocasión, una dedicada a Miguel Hernández.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza
Realizada por Antonio López Negredo