Mujer, tú eres poesía

Mujer, tú eres poesía

sábado, 11 de febrero de 2012

Mi soledad



Estoy tumbado en la cima de un monte mirando

las estrellas, su lánguido fulgor, blanco y frío.

El cielo se ve pleno, grandioso, visto desde

el campo, con mi nuca clavada en el suelo.

Así me siento tan feliz… y pequeño… más

que aquella luz diminuta que, apenas,

luce en lo alto del firmamento.

De mí únicamente es grande, inmensa, la soledad

que es mía en estos momentos; el clamor

del silencio de la noche serena es mi sólo

compañero.

La luna se corona, una vez más, como reina

de la noche, hoy su sonrisa es más amplia,

de luna llena

–a ella cuento mis penas-

y menos densas, menos oscuras, las tinieblas.

Mientras, las tierras se enfrían y sueñan

los hombres y sueñan las bestias.

A cada estrella pongo caras, nombres de mujeres

y de hombres

que conocí, sin saber si ya existen.

En todos ellos veo etapas

distantes en el tiempo,

o más cercanas que me atraen, al menos, me llaman.

Y así, mi soledad, mi deseada soledad, se

va alejando; veo gentes

en multitud de momentos, voces, risas, gritos

en espacios vacíos, huecos,

y sombras como si fueran espectros.

No huyas soledad, quédate conmigo, la ruego.

Pero otra estrella se estrella en lo alto

del firmamento,

y ese rostro expira sin un lamento.

Vienen en tropel caras y momentos…

mas, como si fueran lluvia de estrellas,

desaparecen de súbito y todo

queda como si un largo sueño fuera.

Aún tumbado a ras de suelo, mirando al cielo,

siento que mi otro yo –en cuerpo y en alma-

se desprende de mi y emprende vuelo.

Pronto -a velocidad de la luz- alcanza

la soledad y el vacío infinitos

del Universo.

Por allí debió vagar… Dios sólo sabe el tiempo.
 
 
(De cap.III, "De tinieblas)

16 comentarios:

  1. Querido Jorge: solo los ojos de un poeta pueden mirar la noche de luna de un Febrero cualquiera con estos matices.

    Felicidades!

    ResponderEliminar
  2. Inmenso canto a la soledad. ¡Precioso!

    Un saludo cordial, Veo que ya regresaste. Bienvenido.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen poema, Jorge, sencillo y tan preciso, porque nada es tan importante como la precisión de los versos. Este poema me ha gustado mucho. Felicidades!

    Si quieres ver mi blog (reciente aún)
    www.domeritte.blogspot.com Alli aún hay pocos poemas pero pronto haré más. Espero que te gusten. Saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Tus ojos ven clarividentes en la espesura de la noche
    Me supo corto este poema, me conformaré releyéndolo dos veces más.
    Un abrazo Jorge

    ResponderEliminar
  5. Jorge:
    Toda una fotografía poética. Tan interior... Muy bueno.
    Un cariñoso abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  6. UFFFFF, QUÉ MARAVILLA PASEASE POR SU VERSAR!!!!!
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  7. Un poema que transmite paz, sosiego y disfrute en soledad, que a veces es tan necesaria.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Esa soledad tan temida y tan necesaria sin embargo... Que bien la recogen tus versos.

    Un placer venir a saludarte y aún más a leerte mi querido amigo.

    Un abrazo y gracias por la ternura de tu comentario en el blog de Manuel, que me implica.

    ResponderEliminar
  9. ¡Ay, la luna llena cuantas veces cómplice!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. No es tan sola la noche
    cuando nos dejamos cautivar
    por la luz de la luna
    y las estrellas, son capaces
    de hacernos vivir sueños hermosos.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  11. ¡Menudo viaje, Jorge! Desde el inicio del poema me sentí identificada. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. El poeta nunca está sólo cuando la luna lo acompaña, y con ella, la inspiración.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. En la soledad nos descubrimos y descubrimos todo lo que llevamos dentro. Es la maldita pero necesaria, imprescindible diría yo, compañera de viaje del poeta, de su paseo interior
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Qué hermoso poema, Jorge, estremece tu mirada puesta en las estrellas en las que reflejas a las personas que han ido pasando por la vida, inmerso en esa soledad del poeta que la necesita para crear- y creer-.
    Gracias por compartir tus poemas. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Amigo Jorge, disculpe mi silencio, entre una cosa y otra no le he dicho nada. Estoy pendiente de intervención quirúrgica en ambas piernas. No me olvide.
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  16. Estimado Jorge: su canto a la soledad recoge un sentir universal, y en ese canto nos hacemos todos compañía. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar


Durante la lectura en el Centro Cultural "Pablo Iglesias" de Alcobendas

Aparte de leer poesía, tasmbién cantan canciones de su creación. En esta ocasión, una dedicada a Miguel Hernández.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza
Realizada por Antonio López Negredo