Mujer, tú eres poesía

Mujer, tú eres poesía

sábado, 29 de diciembre de 2012

Esta nublado, no llueve.

                              "...y llantos, conmovedores llantos inaudibles
                              de los que nada esperan ya de nadie..."
                                                                                                            Gil de Biedma.


 Hoy, como otros muchos días, es un día triste,
o a mí me lo parece, está nublado, la niebla
oculta los edificios, hace llorar los ventanales.
Por mi ventana veo la calle vacía. De vez en cuando
pasa un transeúnte, las manos en los bolsillos,
al resguardo del frío.
Ayer era 28 de Diciembre. Estas navidades
son especialmente tristes. En muchas casas
habita la miseria. Más de un millón de familias, inocentes,
están en paro, ninguno de sus miembros tiene trabajo
ni ayudas -¿de qué se alimentan?-
Algunos no tienen casa, sus deudas ,y los bancos,
 se la arrebataron.
Las calles de Madrid, en estas fechas con más luces
engalanadas, están tristes. En muchos hogares
sólo hay lágrimas.

Son las once horas, los sanitarios salen a la calle,
protestan: “la sanidad no se vende”.

La niebla se hace más presente en la calle, triste,
muy triste.

martes, 11 de diciembre de 2012

FELIZ NAVIDAD




             Os deseo, a padres y abuelos, que la situación actual
             no borre el brillo, inigualable, de los ojos de nuestros niños,
             y que no olvidemos a otros, menos afortunados.

El ruido ronco y repetido de las zambombas,
el agudo chirriar del mango de un cubierto
sobre el vidrio “encadenado” de las botellas de anís,
las tiernas letras y notas de los villancicos
repartían ilusión y olvido,
en aquellos tiempos tristes, y tan difíciles.
El olor a ajo de las pieles de aquellos instrumentos
y a los licores trasegados por la comitiva musical
quedaban atrás, envolviendo el frío de la noche.

« Dale dale dale, dale a la zambomba, dale dale dale
hasta que se rompa ».

Los niños repetíamos, una y otra vez, aquellas estrofas
que nos hacían pensar, y soñar, con la próxima
visita de los reyes magos.
Supongo que aquellos sentimientos infantiles,
en los, a pesar de todo, tan distintos escenarios de hoy,
poco han cambiado.
La ilusión ilumina los ojos de nuestros hijos y nietos.

jueves, 4 de octubre de 2012

Hola, gracias y… adiós.



 Permitidme este breve regreso para agradeceros vuestras visitas a mis blogs, y vuestra presencia en algún momento que fue importante para mí. El haberos conocido personalmente.
Ha sido una experiencia muy enriquecedora, he aprendido mucho de todos vosotros, una vez más, gracias.
Estos meses que llevo retirado, parece que me han animado a continuar disfrutando de esta vida tranquila, familiar.
Por ello, deseándoos todo lo mejor, os digo: Hasta siempre.
Me tenéis a vuestra disposición en: 
vjorget@gmail.com

miércoles, 16 de mayo de 2012

No sé qué hacer este Domingo.

( o, negros nubarrones)

Podría vadear un río de márgenes inimaginables,
caminar tranquilo por una estrecha y elevada cornisa
o correr por ella a más de cien millas. por segundo.

Pudiera, quizá, envenenarme con mucho de alcohol metílico,
o bien, pudiera vigilar las musarañas que desfilan atrevidas
por mi cuarto, sin ningún respeto al frío.

Podría hacer un crucero por un campo de trigo
y besar a las amapolas, e invitarlas a viajar conmigo. Podría,
podría, caminar cualquier camino,
con el polvo en mis cejas y mil nudos en mi ombligo.

Podría acompañar a las mariposas en sus transcontinentales vuelos,
cortarme las alas de mis devaneos, o hacer eco a las lúdicas cigarras
indignadas del estío. Podría contar cuentos sin cuento, reclamar derechos,
sin respeto a lo ajeno.

Podría desafiar, como Don Quijote, a mis, nuestros, enemigos,
hoy más altos y altaneros por las palas que mueven los vientos.
Podría escalar cipreses y gritar, gritar al cielo con lúgubre plañido,
con dolor, sin remordimiento,
o tumbarme en las tumbas, a su sombra, o esconderme en los nichos,
a su abrigo.

Podría morder a las ratas, inoculándolas mis turbios pensamientos,
o liberar los trinos de los presos ruiseñores
y apresar a los insaciables banqueros en sus cajas fuertes,
rebosantes de sus lingotes de oro y de las miserias de sus deudores.

Volar, podría, por los negros nubarrones que llenan mis vacíos,
llenos de dudosos presagios, cada vez más ciertos, por lo incierto.

viernes, 4 de mayo de 2012

Nuestro lecho.

 Mi lecho, nuestro lecho, sin ti, mi amor,
es un erial de incontables hectáreas.
Mi manos, ávidas de tu piel,
se pierden buscándote entre las sábanas
y, aun estando tu ahí, ya no te encuentran.

domingo, 29 de abril de 2012

El ateneo de Alcázar de San Juan, 23 de sus socios, han llevado su poesía

con su presidente al frente a Alcobendas, Burgos, Vitoria,  Llodio, Bilbao, Zarautz y, como etapa final, San Sebastián. Nuevamente han realizado las 24 horas ininterrumpidas de lectura itinerante de poesía, que vienen llevando a cabo desde hace varios años.
Mi enhorabuena por su labor en pro de la poesía. Les deseo un feliz regreso.


jueves, 19 de abril de 2012

Regreso



Ha llegado el día del regreso a ti.
Sí, me he lanzado a la carretera recorriendo
las millas que nos separan, quemando soledad
y bencina.
Los árboles me abren paso diciendo su adiós
-tristes sus ramas, despojadas de hojas-.
Mi auto, con bramido feroz, lucha contra el reloj
-insaciable de minutos y horas- nos acerca.
En el centro del paisaje –nunca tan extenso
e interminable- siempre está tu imagen
con las curvas de tu cuerpo.
La distancia es negra de asfalto
y desesperación.
La meta y trofeo de la loca carrera eres
tú, mi mejor y mi único refugio.
.

jueves, 22 de marzo de 2012

¡Oh, agua!

¡Oh, agua
-lluvia, rocío, hielo, granizo, nieve-
variopinto ropero vistes!
Jinete a caballo de las olas encrespadas.

Fría y enigmática dama, de vaporoso
y sutil velo, el de las grises nieblas.
Espeleóloga tenaz
y penetrante en los abismos
de la tierra, amante de la linfa.

Te cuelgas de las elevadas cimas
con tu capa de armiño,
juegas con las nubes, las acaricias,
las horadas.

Saltas, te precipitas
cantarina, por laderas y hondonadas.
Socavas hoces, diseñas cuevas
con estalactitas y fantasiosas
arquitecturas, en calizas tierras.

Grotesca profanadora de tumbas;
lames, necrófaga impúdica, cuerpos
putrefactos,
babeando limos infectos y viscosos…

…y surges, inocente y pura,
al manto de la tierra,
con caricia húmeda.

En los amaneceres perlas flores,
con fulgores diamantinos.
Irisas el cielo, los campos; les prestas vida.

Sacias, agua, el ansia de los sedientos
con tu caída suave y armoniosa,
o los siembras de muerte
con olas gigantescas y voraces.

Ocupas de azul el globo, y tu ausencia
pertinaz colorea de sequía los campos,
arrasando la capa verde,
convirtiéndola en zona desértica, estéril y muerta.

Agua, en los ríos, los mares y nubes,
tu singladura vuelve a empezar.

jueves, 15 de marzo de 2012

¡Todo es tan distinto!

Mira hacia atrás como si alguien le fuera siguiendo,
persiguiendo, más bien, pero sólo ve espejos,
miles de espejos, o un espejo hecho
mil pedazos. Solo se ve así mismo.
En cada trozo su imagen, y es siempre distinta;
siempre distintos escenarios en cada espejo.
Irreconocibles su imagen y los lugares,
no sabe, no recuerda, o no quiere recodarlos.
¡Todo es tan distinto!

jueves, 1 de marzo de 2012

2 Haikus

Laurel eterno,

con glorias coronado,

sabes a triunfo.


Besé sus pechos,

sus profundas raíces

se perturbaron




(Del poemario "Sin hacer ruido")

sábado, 11 de febrero de 2012

Mi soledad



Estoy tumbado en la cima de un monte mirando

las estrellas, su lánguido fulgor, blanco y frío.

El cielo se ve pleno, grandioso, visto desde

el campo, con mi nuca clavada en el suelo.

Así me siento tan feliz… y pequeño… más

que aquella luz diminuta que, apenas,

luce en lo alto del firmamento.

De mí únicamente es grande, inmensa, la soledad

que es mía en estos momentos; el clamor

del silencio de la noche serena es mi sólo

compañero.

La luna se corona, una vez más, como reina

de la noche, hoy su sonrisa es más amplia,

de luna llena

–a ella cuento mis penas-

y menos densas, menos oscuras, las tinieblas.

Mientras, las tierras se enfrían y sueñan

los hombres y sueñan las bestias.

A cada estrella pongo caras, nombres de mujeres

y de hombres

que conocí, sin saber si ya existen.

En todos ellos veo etapas

distantes en el tiempo,

o más cercanas que me atraen, al menos, me llaman.

Y así, mi soledad, mi deseada soledad, se

va alejando; veo gentes

en multitud de momentos, voces, risas, gritos

en espacios vacíos, huecos,

y sombras como si fueran espectros.

No huyas soledad, quédate conmigo, la ruego.

Pero otra estrella se estrella en lo alto

del firmamento,

y ese rostro expira sin un lamento.

Vienen en tropel caras y momentos…

mas, como si fueran lluvia de estrellas,

desaparecen de súbito y todo

queda como si un largo sueño fuera.

Aún tumbado a ras de suelo, mirando al cielo,

siento que mi otro yo –en cuerpo y en alma-

se desprende de mi y emprende vuelo.

Pronto -a velocidad de la luz- alcanza

la soledad y el vacío infinitos

del Universo.

Por allí debió vagar… Dios sólo sabe el tiempo.
 
 
(De cap.III, "De tinieblas)

miércoles, 8 de febrero de 2012

Leerán: Carmina Casala, Elvira Daudet y Paloma Corrales.

NOCHE DE URGENCIAS



Ahora, cuando la vida es sólo un mapa antiguo

de viejo pergamino

que se quiebra por todas las esquinas,

y el fruto generoso del corazón

se ha transformado en arma,

mientras los demás duermen me pregunto

dónde erré la más bella de todas las historias,

que querrían oír hasta los muertos.


Quisiera recordar si era de seda

la mañana del día que te fuiste,

a qué sabían tus labios en el último beso,

cuando el destino ya había lanzado

las tabas de mis huesos,

aunque aún no lo supieran ni el aire transparente

ni toda mi esperanza congregada

para romperse entera,

como un cristal purísimo,

al dar tú el primer paso hacia mi muerte.


Quizá

un día fui feliz y no lo supe.
 
 
Elvira Daudet.
Febrero, 2012

jueves, 2 de febrero de 2012

Mis labios en los tuyos


Se entretienen mis labios en los tuyos

que, sin querer huir, van descendiendo

por tu garganta y frágil cuello.

Recorren los torrentes de sangre de tus venas,

-caudal desmedido de pasión- ebrios

y sedientos descienden

y escalan los erizados montículos

de tus pechos; se recrean en ellos,

juguetones, formando algarabía en tu cuerpo.

Tu vientre, en vaivén descontrolado, es una súplica

que mis sentidos, hipnotizados, sí comprenden.

Se deslizan al vello enredado de tu sexo

y, por caminos sinuosos, hambrientos se pierden

en lucha salvaje con tu frenesí y loco desenfreno.
 
 
(De "Luces y tinieblas", cap.I, ¡Ay, el amor!)

jueves, 26 de enero de 2012

El Ateneo de Alcázar de San Juan me ofrece una cálida acogida. Dejo allí buenos amigos.

El presidente del Ateneo, Luis Ángel Agenjo, mostrando un obsequio que hará entrega a Jorge Torres,
 a quien vemos en cariñoso abrazo con la poeta y vicepresidenta, Gloria González Jareño

Durante la lectura en el Centro Cultural "Pablo Iglesias" de Alcobendas

Aparte de leer poesía, tasmbién cantan canciones de su creación. En esta ocasión, una dedicada a Miguel Hernández.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza
Realizada por Antonio López Negredo