Mujer, tú eres poesía

Mujer, tú eres poesía

martes, 10 de mayo de 2011

El ocaso


El ocaso, rojo y cálido como la ardiente

sangre, abrasa las palabras y sus besos de amor.

La mar, sus aguas vacilantes y juguetonas,

lame sus cuerpos, entrelazados y desnudos.

Una gaviota, columpiada en las mudas olas,

observa a los amantes.

El sol, pudoroso, se esconde tras las montañas.

Ya, a oscuras, dan rienda suelta, con frenesí, al goce,

a la fogosidad que embarga sus sentimientos.

Las sabias manos de él recorren la orografía

provocadora de un cuerpo joven e incendiario

que se retuerce, conjugando los movimientos

con los lascivos lances de su amante.

La luna, curiosa, se asoma en lo alto;

por lo que ve, ya no es de plata, pues se sonroja.

Tras varios asaltos se internan en las templadas

aguas, jugando y salpicándose con las olas.


(Del poemario, "Me traía una sonrisa")


16 comentarios:

  1. MAGISTRAL ESCRITO, CREADO CON MUCHA SAPIENZA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  2. A veces, también el ocaso resulta tan bello como un hermoso amanecer.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Belo como tudo o que voce escreve.
    Bjos

    ResponderEliminar
  4. Jorge !!!!!!!! Lindo Poema... Sempre !

    Beijo, querido amigo !

    ResponderEliminar
  5. Jorge:
    Sineramente, creo que es el mejor o de los mejores poemas.
    Un abrazote

    ResponderEliminar
  6. Hermosa pasión enclavada en el ocaso pero sirve cualquier momento del día.

    Bello leerte, te echaré de menos el 4 de junio, ya te contaré proyectos que andamos pensando.

    Besos para ambos.

    Rocío

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Tenéis noticias en el blog del Encuento. Por favor, entrad y decidme si os apunto a la visita guiada.

    Y por favor, difundidlo entre vuestros amigos que vayan a acudir al Encuentro. No puedo avisaros uno a uno en cada blog.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. La pasión gana brillo por la noche, noche que no existe en tu poesía llena de luz, rutilante.

    Un abrazo Jorge.

    ResponderEliminar
  10. Bello y elegante. Me encantó ese "pudor del sol".

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Un poema rebosante de vida y de seductor erotismo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. A la cálida luz del ocaso
    solo el mar y la luna
    son testigos del placer.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Mi querido, Jorge, juraría no sólo haber leído este hermoso poema, también creía haberlo comentado ¿¿?? Recuerdo que me enamoró todo él, pero que me sedujo especialmente ese "pudor" del sol al esconderse y el sonrojo de la luna ante la visión de los amantes, bonita manera de insinuar y sugerir... Tú siempre tan elegante.

    Más besos.

    ResponderEliminar
  14. Gracias por tu huella en mi blog.

    Bello poema desde el ocaso cálido y que siente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Bella y apasionada estampa plasmada con el cincel de tus letras. No hace falta más para crear un instante perfecto.

    Un cariño grande, Jorge.

    ResponderEliminar
  16. Pocas personas saben, como tú, jugar con los deseos en palabrasde forma tan elegante.
    Un abrazo, amigo Jorge.

    ResponderEliminar


Durante la lectura en el Centro Cultural "Pablo Iglesias" de Alcobendas

Aparte de leer poesía, tasmbién cantan canciones de su creación. En esta ocasión, una dedicada a Miguel Hernández.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza
Realizada por Antonio López Negredo