Mujer, tú eres poesía

Mujer, tú eres poesía

domingo, 13 de marzo de 2011

No sé qué dolencia...



Hoy mi alma tiene el color de los días

otoñales, en los que el sol no nace.

Mi mirada se pierde en la fría luz

que anida mi memoria, entre el exiguo

murmullo del silencio de la tarde.

No hay nada que pueda salvarme, no sé, ni encuentro

qué dolencia me aqueja, ni si remedio alberga.


(Del poemario "Sin hacer ruido)



15 comentarios:

  1. "Hoy mi alma tiene el color de los días
    otoñales, en los que el sol no nace."

    gosto muito dos teus poemas!
    Bjos

    ResponderEliminar
  2. Bueno, siempre nos alumbra a nosotros una de tus poesías. Sigue transmitiéndonos esa luz. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pocos son los versos que has necesitado para captar esa difusa tristeza que nos embarga sin un porqué, y sin embargo lo has hecho de maravilla.

    Un beso, caballero seguntino.

    ResponderEliminar
  4. La mar... que en sus olas y en sus mareas nos mece arriba y abajo, sin descanso. No podemos medir la vida por un instante...

    Muy bello tu poema, amigo. Me recordó los aires del arte de Machado.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Así me siento hoy,no podría haberlo descrito mejor. Maestro,a sus pies.

    ResponderEliminar
  6. Estimado Jorge:
    Aunque el alma se sienta sombría como un día otoñal,
    bajo el silencio de las hojas muertas
    nace una nueva vida, brota con más fuerza, se dejó morir para nacer más bella.
    Así es el camino del alma.
    Con ternura
    Sor.cecilia

    ResponderEliminar
  7. Jorge, hay dias en que mi alma tiene ese color otoñal. Triste y hermoso poema. Me llega al alma. Besos, cuidate mucho.

    ResponderEliminar
  8. Ay, qué triste, todo tiene remedio Jorge, pero claro, el poeta saca de la tristeza, como de la alegría, su razón de ser.
    Por aquí, en Argentina, está por comenzar el otoño y yo estoy encantada :)

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  9. Siempre hay algunos días así, Jorge, pero también siempre los hay mejores.

    Muy bien descrito ese sentimiento en tu poema.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Jorge, a veces la vida tiene esos caprichos.

    ResponderEliminar
  11. Hay días así, mi querido Jorge
    que sin saber cual es
    la dolencia que aqueja
    anida en nosotros la tristeza,
    menos mal que después
    vuelve a salir el sol.

    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  12. Una perfecta descripción poética que parece captada por la repentina apertura del diafragma de una máquina de fotos.
    Una pintura realizada con pocas palabras y de gran excelencia.
    Te dejo mi admiración y un cordial abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Creo que esa misma dolencia me aqueja a mi, querido Jorge, yo la descubrí en un espejo.

    Querido amigo, tras verme obligado a alejarme de mi blog durante un periodo, ya estoy de nuevo en casa y vengo a agradecerte el afectuoso comentario que dejaste en mi soneto "Los Poetas"

    Creo que en unos días tendré la oportunidad de darte un abrazo en Granada y ello me ilusiona. Hasta entonces, recibe uno cibernético.

    ResponderEliminar
  14. Lindo Poema esse, Jorge... Mas triste tb...
    Eu não ando muito bem... estou triste...

    Beijo

    ResponderEliminar
  15. Buenas Tardes Jorge.:
    Sigo con una dolorosa tendinitis en mi brazo derecho que me impide hacer muchas cosas personales, como vestirme, ducharme y no le digo escribir, ya que con la mano izq. poco puedo hacer.
    No obstante , al ver que no posteaba, decidí acercarme a su bitácora y saludarle.
    Le dejo mi ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar


Durante la lectura en el Centro Cultural "Pablo Iglesias" de Alcobendas

Aparte de leer poesía, tasmbién cantan canciones de su creación. En esta ocasión, una dedicada a Miguel Hernández.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza
Realizada por Antonio López Negredo