Mujer, tú eres poesía

Mujer, tú eres poesía

martes, 8 de marzo de 2011

Maltrato.


Siempre -a cualquier hora, fuera del día

o de la noche- empezaba a tronar la misma voz,

escupiendo alcohol, cascada rota,

-cual trallazos de metal contra metal-

Al lado de nuestra casa el infierno,

habitaba el diablo; así de cruel y sanguinario.

Golpes de objetos contra las paredes,

contra el suelo,

vidrios rotos, sollozos, lamentos confundidos

con quejidos, gritos y más sollozos.

Más golpes, blasfemias, quejidos.

Luego, después del terror de los gritos,

el terror, más profundo e incierto, del silencio...



Mirábamos a la pared que nos separaba

queriendo adivinar,

buscando la silueta de aquella pobre mujer,

pidiendo que aún no estuviera muerta.

Él había cerrado, con un seco portazo,

la pesada puerta, con sus pasos alejándose

se iban silenciando sus maldiciones.

Tenues ayes nos confirmaban supervivencia,

de una amarga, desesperanzada y cruel vida.



Un día, después de los golpes, al final, no hubo

más lamentos, ni sollozos, ni ayes... sí silencio;

un silencio denso, rasgado por una sirena de ambulancia,

ya innecesaria.


(Del poemario "Sin hacer ruido")

13 comentarios:

  1. Y cuántas veces es así, querido Jorge.
    Hoy hemos coincidido en un tema parecido.
    Pero la poesía es así, debe sacara la luz no solo la del sol y las flores.

    Besos enormes, Jorge querido.

    ResponderEliminar
  2. Que terrible realidad, un buen mensaje el que traes hoy, ¡Cuantos casos iguales!

    Un fuerte abrazo.

    Hasta pronto

    ResponderEliminar
  3. Jelous!!
    Y ya que estoy por aquí te dejo mi blog si te gusta leer literatura personal y escribir (microrrelatos, reflexiones, poemas, relatos), debatir sobre los acontecimientos de la vida, hacer peticiones literarias para que yo posteriormente las escriba y por supuesto hacer publicidad de tu blogspot en la pestaña "Aquí tu blog" para compartir con el resto de bloggeros tus inquietudes.

    http://insolitadimension.blogspot.com/

    Únete si lo deseas y si no pues otra vez será. Gracias ^^

    ResponderEliminar
  4. Extremecedoramente cierto, extremecedoramente habitual.
    Las reminiscencias de nuestra parte animal, se manifiestan con inusitada frecuencia.
    Gran poema Jorge.
    Un caluroso abrazo

    ResponderEliminar
  5. DURA REALIDAD. EXCELENTE TEXTO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  6. Tan real como duro. Gracias por posar tus ojos y denunciar con tus versos.

    Besos, una tonelá (también para Carmen).

    ResponderEliminar
  7. He venido a conocer su blog, despues de tiempo de coincidir con blogs amigos.
    me ha impresionado con que realidad sus versos relatan esos acontecimientos. Siempre he postulado , que el buen poeta debe saber contar las realidades del mundo , tanto las bellas como las negativas pero con belleza.
    Le invito a quedarse en mi casa «Estoy a tu lado» un rincón donde se encontrará con muchos amigos suyos.
    Gracias por su espacio
    con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  8. Tremenda historia, Jorge, reflejo de tantas historias reales que aunque cruel, desgraciadamente, acabará por sonarnos como algo cotidiano y para algunos hasta normal o producto de un amor mal entendido.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. ¡Público! ¡Sí señor!

    Un abrazo, Jorge.

    ResponderEliminar
  10. Hola Jorge: nos cuentas algo muy duro de una forma bella y con un final contundente...
    Cuídate, un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Y por desgracia
    sigue el goteo
    de las muertes.
    Has reflejado
    maravillosamente
    esta lacra social.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Así nos envuelven los sonidos de la muerte concertada.
    Muy bien descrito; causa dolor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Estremecedora realidad cotidiana, contada con tu exquisita sensibilidad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar


Durante la lectura en el Centro Cultural "Pablo Iglesias" de Alcobendas

Aparte de leer poesía, tasmbién cantan canciones de su creación. En esta ocasión, una dedicada a Miguel Hernández.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza
Realizada por Antonio López Negredo