Mujer, tú eres poesía

Mujer, tú eres poesía

viernes, 18 de febrero de 2011

Resucitando el silencio




Han quedado atrás el rumor de rezos,

quedos cuchicheos y los indómitos llantos.

Por fin solo y para siempre solo…



Mi cuerpo, frío,

abierto en canal y mal cosido, con hilvanes

de largos trazos –sujetando carnes… pellejos-

por la inmediatez de lo innecesario.



Yazco rígido, lívido, las cuencas

de mis ojos vacías,

ocultas por el velo de los párpados

-nunca lo hubiera imaginado;

¡que algo de mi sirviera

para dar luz a otro humano!-



Me queda el corazón inútil, destartalado,

y algún órgano, igualmente, vano.



Las llamas, ávidas, rompen el silencio,

lamen mis restos.

Indecorosas, se adentran en mis entrañas.

Buitres de alas de fuego devoran mi cuerpo

y, luego, levantan el vuelo, se desvanecen

resucitando el silencio.

(Del poemario, "Sin hacer ruido")





15 comentarios:

  1. Jorge ! Seu Poema é muito interessante, forte...

    ResponderEliminar
  2. VISCERAL Y PROFUNDOS SENTIMIENTOS!!!
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  3. Estremece, mi querido paisano, a la vez que obliga a detenerse y pensar sobre el misterio de la vida y de la muerte... Enhorabuena.

    Más besos con todo el cariño.

    ResponderEliminar
  4. Apenas nacemos ya estamos muriendo.
    Afrontas el hecho más natural de la vida con una descarnada normalidad que me admira.

    Un saludo Jorge

    ResponderEliminar
  5. Qué preciosidad, Jorge.
    Darse a los demás incluso después de morir, qué generosidad la de los donantes.
    Un abrazo inmenso.
    Y muchas gracias por todo.

    ResponderEliminar
  6. Ceder todo y ser util y generoso hasta despues de la muerte.
    Perfecto poemazo!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me has dejado imopactado, por la crudeza y nobleza del poema, de algún modo me has recordado escritos de Miguel Hernandez, a quien admiro profundamente. ha sido un grato encuentro con tu blog, al que sin duda he de volver por más y mejor.
    Recibe un cordial abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Jorge:
    Este poema es de los mejores que te he leído.
    Y este verso, suelto, es maravilloso
    "abierto en canal y mal cosido, con hilvanes"
    UN abrazo.

    PD. Tengo que llamarte luego.

    ResponderEliminar
  9. Ufff, qué poema, Jorge. Buenísimo.
    Menuda ensoñación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Jorge, este poema me ha erizado el vello. Es tan explícito que casi llega a causar dolor, al mostrar la cara descarnada dela parca y sus efectos sobre este cascarón que arrastramos en el paso por esta vida.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Jorge, no escaparemos a la muerte, y es triste saber que poco a poco nos acercamos al final. Un poema hermoso, lleno de misterio que estremece mi alma al saber que me falta poco para partir. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  12. Uf, Jorge, qué fuerza más profunda imprimen tus versos en el alma mortal...

    Incitan a reflexionar sobre la vida, la muerte, la materia y el espíritu...

    Muy bueno.

    Besucos, muchos.

    ResponderEliminar
  13. Resucitando la fuerza del silencio que llega con la despedida de esta vida pero que nos adentra en la inmensidad del más allá. Interesantes versos.
    Te dejo un abrazo Jorge

    ResponderEliminar
  14. Estremecedora descripción del momento en que la vida dejará paso al silencio.

    Saludos.

    ResponderEliminar


Durante la lectura en el Centro Cultural "Pablo Iglesias" de Alcobendas

Aparte de leer poesía, tasmbién cantan canciones de su creación. En esta ocasión, una dedicada a Miguel Hernández.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza
Realizada por Antonio López Negredo