Mujer, tú eres poesía

Mujer, tú eres poesía

lunes, 14 de febrero de 2011

¿Por qué?




¿Por qué, Señor, concedes hijos a quien no debes,

a quien no se los merece?

Es un llanto cansado, débil y resignado

que, apenas, puede arañar el silencio

de la noche y, sin embargo, me impide

conciliar el sueño.



Imagino un pequeño bebé, endeble

y desatendido, desamparado

que se aferra, con sus escasas fuerzas,

al frágil hilo de la vida.

Cuando sus lamentos se silencian deseo oír

de nuevo, si no sus risas, al menos, sus quejidos

que confirmen su supervivencia.



¿Es un niño carente, quizá, de amor, de salud,

sin una nana que calme su inquietud, su dolor?

Mis ojos, insomnes, escrutan la oscuridad

buscando su sonrisa inédita.

Niño por mí desconocido; tu cara es mueca,

solo triste mueca, de infeliz niño,

de niño desgraciado, abandonado.


(Del  poemario "Me traía una sonrisa")

6 comentarios:

  1. Hola,hay que confirmar asistencia al encuentro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. MUY CRUDO TEMA. PERO ALGUIEN LO DEBE DECIR!!! GRACIAS POR COMPARTIRLO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  3. Buena pregunta, Jorge, me la hago cada día, y sobre todo cada vez que me encuentro madres y padres que desprecian, violentan o desatienden a sus hijos, o con aquellos que por cualquier impedimento se ven obligados a lucha por una adopción que no siempre llega, porque lo que más se valora, no es el amor que puedan y estén dispuestos a dar, sino el grosor de su cartera, las dimensiones de su hogar o cualquiera de los lujos añadidos.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Cuántas veces me he hecho
    esa misma pregunta,
    padres que incluso matan
    a sus propios hijos
    por egoísmo,por odio,
    por venganza.

    Te invito a ver
    mi agarimo.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  5. Durísimo y excelente poema, querido Jorge. Puedo aguantar muchas cosas de la vida, pero me niego a aguantar de ver a un niño que sufre, a un niño herido desde que nace.

    El por qué... no lo sé, hay preguntas que jamás podremos responder. Aunque pensándolo bien quizás sea porque en algún punto el ser humano es menos que un animal.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  6. Y en contraposición tantos candidatos a padres excelentes que no pueden concebir.
    Se me encoge el corazón con cada uno de esos niños, que son muchos más de los que pensamos.
    Un abrazo grandote, Jorge.

    ResponderEliminar


Durante la lectura en el Centro Cultural "Pablo Iglesias" de Alcobendas

Aparte de leer poesía, tasmbién cantan canciones de su creación. En esta ocasión, una dedicada a Miguel Hernández.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza
Realizada por Antonio López Negredo