Mujer, tú eres poesía

Mujer, tú eres poesía

miércoles, 12 de enero de 2011

Madrid, hora punta de la mañana

Es invierno,

la oscuridad aún borra las calles.

Un joven -no tendrá más allá de los treinta años-

está en la acera agitando los brazos,

rítmicamente,

mientras dice palabras

que nadie atiende.

El movimiento de sus manos

–en compás binario-

se ha hecho más rápido,

y su voz, antes imperceptible, sube el tono;

parece muy grande su enfado,

luego. inmediatamente, ríe con risotadas

espeluznantes.

Casi al unísono, mueve la cabeza y hombros,

-en tic convulso- sin dejar de mover los brazos.

Sus piernas buscan, afanosamente, lugares

que no encuentran;

giran, una vez y otra, en distintas direcciones,

direcciones que no llevan a ninguna parte

-lucha encarnizada de cuerpo y alma enajenada-

Para un autocar; un hombre fuerte, en bata blanca,

le ayuda –obliga- a entrar en él.

El autocar parte triste, renqueando, con tara

en demasía

-navío fantasmal, con las velas desinfladas

y mentes a la deriva-

El espeso vaho de las ventanillas deja ver

cómo mentes sin dueño

gesticulan y hablan al aire. Mientras,

entre nieblas, sus luces se alejan y se pierden

entre lo cotidiano.

(Del poemario "Luna llena")

13 comentarios:

  1. Otra realidad en cualquier esquina de Madrid.
    Un abrazo, Jorge.

    ResponderEliminar
  2. Madrid es una ciudad con muchos loqueros. Y pocos locos?
    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ay, esas mentes sin dueño me entristecen. Has captado el instante y lo has sacado de su insignificancia pra que pensemos, bien.

    Besos, noble caballero.

    ResponderEliminar
  4. Navío fantasmal
    con las naves desinfladas,
    una gran definición
    para esas mentes sin dueño.

    Un abrazo Jorge

    ResponderEliminar
  5. -navío fantasmal, con las velas desinfladas
    y mentes a la deriva-



    No hay mayor soledad que la que relatas en esa "mar océano de Madrid".


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Querido amigo fue un placer enorme haberte conocido, voy a estar un tiempo ausente y quise despedirme de ti.

    .……….Querido Amigo
    ...._.;_'.-._...Gracias
    ...{`--..-.'_,}…..por
    .{;..\,__...-'/}…los
    .{..'-`.._;..-';…Momentos
    ....`'--.._..-'…Compartidos
    ........,--\\..,-"-.
    ........`-..\(..'-...\...Te dejo
    ...............\.;---,/..una flor
    ..........,-""-;\
    ......../....-'.)..\...una sonrisa
    ........\,---'`...\\
    .....................\|…… un Beso
    ………………..Que Dios te bendiga
    ………..Gracias por estar……..
    ……….Con todo mi cariño…….
    ………….Noemí………….

    ResponderEliminar
  7. Que curioso, locos en un mundo que está loco.
    Quizás como tratamiento la poesía,
    la cordura de estos locos que escribimos.
    Un abrazo caro amigo

    ResponderEliminar
  8. Increible esa tendencia de los humanos a silenciar, rechazar o encerrar lo que no logra entender.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Aunque triste, es una situación que por desgracia se da en las grandes ciudades con más frecuencia de las que desearíamos. También yo, en Barcelona, he presenciado situación muy símil. La grandeza, el realismo con que lo cuentas.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  10. Jorge, que triste poema, lleva realidades entre sus letras. Un gusto leerte amigo. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  11. Otra cruel realidad que nos enseñas. Gracias por tu mirada.

    Un abrazo.

    Te he mandado un e-mail a tu correo, a propósito del tema que hablamos ayer. Espero que sepas disculparme.

    Otro abrazo

    ResponderEliminar
  12. IMÁGENES MUY BIEN ELABORADAS.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  13. Me encanta como describes los instantes y los desgajas en pequeños detalles que consiguen transportarnos hasta ellos.
    Un besote grande, Jorge.

    ResponderEliminar


Durante la lectura en el Centro Cultural "Pablo Iglesias" de Alcobendas

Aparte de leer poesía, tasmbién cantan canciones de su creación. En esta ocasión, una dedicada a Miguel Hernández.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza
Realizada por Antonio López Negredo