Mujer, tú eres poesía

Mujer, tú eres poesía

domingo, 21 de noviembre de 2010

Veneno

Te arrojé veneno a tus ojos

y me ha salpicado a los míos

Lo primero ya hace años, cuando nos conocimos,

lo segundo ahora mismo está pasando.

Y así nos escuece la vida, los dos sangrando.

Tropiezan nuestros párpados cansados

por todas las esquinas,

y seguimos naufragando,

sin que exista antídoto que nos salve.

(Del poemario "Luna llena")

11 comentarios:

  1. El veneno es así; se vuelve contra uno. Sobre todo si no somos de los que solemos utilizarlo y nos escuece la conciencia.
    Besotes, Jorge.
    Me encantó verte ayer.

    ResponderEliminar
  2. Ese veneno que se empeña en
    amargarnos el día
    no puede ser más fuerte
    que el querer disfrutar
    de cada momento que nos
    regala la vida.

    Mil besos Jorge

    ResponderEliminar
  3. JOrge:
    De los venenos se sacan los antídotos. Tu poesía es lo segundo.
    Abrazote, amigo mio.

    ResponderEliminar
  4. Es verdad, del veneno se sacan los antídotos, el antiveneno que es lo que clama a voces el autor del poema.

    Me parece que en este caso quizás podría llamarse, amor y perdón, es lento pero eficaz.

    Un saludo Á.

    ResponderEliminar
  5. El veneno suena a veces malo, pero puede ser una salvación si logramos el contraveneno respectivo. una obra que levanta conciencias... muy bueno. Es un placer visitarte Poeta Jorge.

    un abrazo hasta alli.

    Juan José

    ResponderEliminar
  6. Caramba Jorge, qué grande es tu poesía.

    Me pregunto, por qué al pasar el tiempo, persiste la amargura en la rutina...

    Impresionante la fuerza de tu voz poética.
    Mi más sincera felicitación, querido amigo.

    Un beso con cariño.

    ResponderEliminar
  7. Cosas que pasan con los años: que los párpados tropiezan perezosos. Hay antídoto, Jorge, creo que lo sabes.
    Gracias por todo.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  8. Grandes poemas teus, amigo Jorge...
    Eu estou em falta com os amigos, não tenho feito vídeos ja ja ja... Quando estiver pronto mais um, te aviso.....

    Boa Semana

    ResponderEliminar
  9. El veneno, como el pecado, lleva la pena consigo. En las abejas, cuando lo depositan en la piel del hombre, les llega a producir su propia muerte, pero también ellas, como le sucede al propio hombre, a pesar de saberlo, no les importa inocular ese veneno.
    Un abrazo, amigo Jorge.

    ResponderEliminar
  10. La culpa casi siempre tiene cómplice, reconocerlo es un gran paso a la curación.

    Gran poema.
    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  11. DISCULPAD HAYA TARDADO EN LA CONTESTACIÓN PERO HE TENIDO UNOS DÍAS MUY ATAREADOS. ESPERO VOLVER PRONTO A LA NORMALIDAD. GRACIAS.

    Laura éso es lo que quiere decir el poema; y una vez inoculado el veneno, hecho el daño es muy difícil repararlo.
    Besos.

    A veces, Marisa, ( muchas por desgracia) la pareja se empeña en ir minando el amor que los unía, hasta que forman un precipicio insalvable entre ellos, ya sin remedio.
    Besos.

    Jesús, muchas gracias; no se espera menos de ti.
    Abrazos, querido amigo.

    Se puede dar el caso, Ángeles, se dan, pero qué difícil es.
    Un abrazo.

    Muchas gracias, Juan José, por tus palabras.
    Otro abrazo para ti.

    María, el amor puede ser la "chispa" de la vida, y como la chispa, es fugaz.
    Debería ser, no ya una llama, sino una hoguera, con rescoldos para siempre.
    Gracias por tus amables palabras.
    Otro beso igual para ti.

    Zúñiga, el antídoto no siempre está a mano...
    Gracias a ti.
    Un abrazo.

    Gracias, Jacque; quedo a la espera.
    Un beso.

    Terly, lo has dicho muy bien; además muy a propósito el ejemplo de las abejas que, como el amor, también produce su miel, y también el aguijón del desamor lleva a su destrucción.
    Otro abrazo para ti.

    Samuel, tú lo has dicho; el amor-desamor es cosa de dos.
    Gracias por tu visita y comentario.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar


Durante la lectura en el Centro Cultural "Pablo Iglesias" de Alcobendas

Aparte de leer poesía, tasmbién cantan canciones de su creación. En esta ocasión, una dedicada a Miguel Hernández.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza
Realizada por Antonio López Negredo