Mujer, tú eres poesía

Mujer, tú eres poesía

sábado, 27 de noviembre de 2010

Siesta

Solía decirle, a eso de las cuatro

de la tarde –que es la hora de la siesta-

que ya era tarde, que le dolía la cabeza

y que los niños estaban en casa, podrían

oírles...¡qué vergüenza!

Entonces, él, se vestía y se iba a ver

el partido,

decía, mientras abría la puerta,

-y esa tarde no se jugaba ningún partido-

poniéndose la chaqueta, las gafas

de sol... y se quitaba la alianza.

Sonreía; ¡tendría siesta!


(Del poemario "Luna llena").

10 comentarios:

  1. Lo confieso: he sido mala.
    Me alegré de no ser yo esa mujer y de que él no fuera mi marido.
    Hay veces en que es mejor dormirse... pero no en los laureles.
    Un abrazo grande, Jorge.

    ResponderEliminar
  2. son tantas las escusas que, la siesta se convierte, en sueños de infidelidades.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hay algunas cosas que terminan por justificar otras, como esta.
    No hay nada más maravilloso que compartir una siesta, lo irónico es que quienes no reconocen las bondades que esta proporciona, son los que luego se quejan...

    Estupendo poema, Jorge, real como la vida misma.

    Un besote grande.

    ResponderEliminar
  4. Si puedo, como buena
    española me gusta
    practicar la siesta,
    mejor acompañada que
    sola.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Aquella mujer no escuchaba "radio intercontinental-Madrid". Habría sabido.

    Jorge, esta colección pinta muy bien.

    Abrazote.

    ResponderEliminar
  6. Jorge, un poema hermoso que refleja lo que pasa en muchos matrimonios al paso del tiempo. No deberia ser asi, una siesta con el amor es reconfortante. Te dejo un beso, cuidate mucho.

    ResponderEliminar
  7. Bueno pues yo le entiendo.
    Ella tenía su siesta y él la suya.
    ¿Los dos contentos?
    Ya se sabe que un matrinonio de más de...pongamos diez años... es cosa de tres si no de cuatro.

    Y no pasa nada, no es grave.

    ResponderEliminar
  8. Glub... Jorge... menos mal que a algunos hombres no les gusta el fútbol, ni siquiera el de mentira ;D

    ¡Caray, vaya crápula!

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. Hola, hay novedades en el blog del encuentro de poesia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Amigo pasa por el blog del encuentro de Granada que hay noticias. Un abrazo.

    ResponderEliminar


Durante la lectura en el Centro Cultural "Pablo Iglesias" de Alcobendas

Aparte de leer poesía, tasmbién cantan canciones de su creación. En esta ocasión, una dedicada a Miguel Hernández.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza
Realizada por Antonio López Negredo