Mujer, tú eres poesía

Mujer, tú eres poesía

sábado, 27 de noviembre de 2010

Siesta

Solía decirle, a eso de las cuatro

de la tarde –que es la hora de la siesta-

que ya era tarde, que le dolía la cabeza

y que los niños estaban en casa, podrían

oírles...¡qué vergüenza!

Entonces, él, se vestía y se iba a ver

el partido,

decía, mientras abría la puerta,

-y esa tarde no se jugaba ningún partido-

poniéndose la chaqueta, las gafas

de sol... y se quitaba la alianza.

Sonreía; ¡tendría siesta!


(Del poemario "Luna llena").

domingo, 21 de noviembre de 2010

Veneno

Te arrojé veneno a tus ojos

y me ha salpicado a los míos

Lo primero ya hace años, cuando nos conocimos,

lo segundo ahora mismo está pasando.

Y así nos escuece la vida, los dos sangrando.

Tropiezan nuestros párpados cansados

por todas las esquinas,

y seguimos naufragando,

sin que exista antídoto que nos salve.

(Del poemario "Luna llena")

domingo, 14 de noviembre de 2010

Sin pudor

Sin pudor, proclamo mi amor al mundo,
cual si fuera joven apasionado,
si, aun anciano, estoy de ti enamorado,
por qué acallar mi sentir, tan profundo.

Te miro, con ardor en la mirada,
y pido, de ti, el mismo sentimiento
pues, te juro, sería un sufrimiento,
que no estuvieras, de mí, enamorada.

Dicen: la pasión con los años cura,
mas yo no creí nunca en este aserto
pues, de siempre, siento, por ti, locura.

Y así, aun estando dormido... o despierto,
mi cuerpo vive el amor con bravura
hasta que, Dios y tu, me deis sustento.

(Del poemario "luna llena")

sábado, 6 de noviembre de 2010

Yo cogía las nubes...

Yo cogía las nubes con las manos
y mis besos enviaba al universo,
te entregaba mi corazón travieso
antes de tener los cabellos canos

Yo me sentía un pegaso, trotando
por los valles y cumbres de tu cuerpo,
sobrevolando, cual gaviota el puerto,
la piel, tu piel, que siempre estoy amando.

El pegaso ya no trota, plegadas
sus alas, no remontará sus vuelos
-aventuras por el tiempo amainadas-

Humilde se desliza por los suelos,
mas... su amor vuela con las alocadas
nubes, y fantasías de sus sueños.

(Del poemario "Luna llena")

lunes, 1 de noviembre de 2010

Me hacías un guiño

Te he tenido en mi cama,

has entrado en mis sueños;

me llevabas del brazo,

me hacías un guiño y no me soltabas

-zalamera- mi cabeza en tu seno.

Pero me he despertado

y no estabas conmigo, Parca.



(Del poemario "Sin hacer ruido")

Durante la lectura en el Centro Cultural "Pablo Iglesias" de Alcobendas

Aparte de leer poesía, tasmbién cantan canciones de su creación. En esta ocasión, una dedicada a Miguel Hernández.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza
Realizada por Antonio López Negredo