Mujer, tú eres poesía

Mujer, tú eres poesía

martes, 12 de octubre de 2010

Estío

Expira el verano y muere la tarde, lánguida,

en crepúsculo rojo; nubes de fuego y campos

abrasados por brisas infernales.



Las vetustas casas del pueblo son los testigos

del paso de las generaciones,

a veces, diezmadas por guerras,

por las miserias, por las hambres.



Los vecinos, perezosos,

-aún las huellas de la siesta en sus caras,

labradas por surcos, como sus tierras-

están tendidos a la sombra;

en sus labios las colillas de sus cigarrillos.

Algunos aún encendidos,

apagados otros, como si fueran apéndices

nacidos en sus labios, pardos, cuarteados,

como los rastrojos de sus trigos.

Trigos segados por sus manos recias,

culminación de sus fornidos brazos.



A su lado un botijo, del color del barro,

exudando el fresco líquido y, muy cerca, un porrón,

en competencia, con vino tinto de la tierra.

Hablan de sus sudores y sinsabores,

de los destrozos de las tormentas,

de las, raras veces, copiosas cosechas.

El vino calienta sus gaznates,

levanta el volumen de sus pareceres,

y el optimismo de futuras mieses engrosa,

hasta reventar los silos...



Es un breve descansar mientras lo hacen sus tierras,

a las que,

con los primeros días de otoño,

y sus yuntas, arañarán los surcos, de nuevo.


(De "Belleza cruel", cap. III, "De ahora y de siempre")

28 comentarios:

  1. tremenda lírica, me gusto mucho su escrito.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Lindíssimo Poema, Jorge. Parabéns.

    Boa semana

    Jacque

    ResponderEliminar
  3. Tus versos son el fiel reflejo del duro trabajo y los sudores del campo,labrados a tierra y fuego en los surcos de sus rostros.

    Es un gusto repasar contigo
    la "Belleza Cruel"

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Qué descripción más minuciosa y bella, Jorge.
    Qué estampa tan común en el campo y qué bien la has captado.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  5. Querido Jorge:
    Ya disfruté de este poema al leerlo en el libro que tubiste la enorme gentileza de regalarme y ahora vuelvo a hacerlo y me meto de lleno en esa escena de un pueblo abrasado por el estío y me parece participar en las conversaciones de sus abnegadas gentes campesinas, situaciones que en mi juventud he vivido en directo tantas y tantas veces.
    Un abrazo y mis respetos a tu esposa.
    .

    ResponderEliminar
  6. Son tus versos los surcos que describen con fuerza la grandeza de la relación entre el hombre y la tierra.
    Permíteme que la tome como homenaje a mis abuelos,labradores, que inculcaron el amor a la Naturaleza.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Yo crecí en el campo,soy de un pueblo pequeño y he visto morir los días con cielos rojos,terminar los veranos y comenzar los otoños....sé,siento,y leo cada verso como propio. Un saludo Maestro.

    ResponderEliminar
  8. Cada verso, una pincelada. Terminas el poema y es todo un cuadro.
    ¡Bien!
    Abrazotes.
    Nos vemos el viernes.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias, Marisa. Espero lo pasárais muy bien en Lanzarote.
    Besos para ti.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias, Terly. Yo también pude saboraerlas en vivo, ya hace muchos años; incluso "ayudaba a trillar"; supongo que sin esa ayuda, se hubiera muerto de hambre media España, jajaja.
    Espero que estéis bien.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Mª Teresa bien venida a este "campo". Me haces un honor eligiendo este poema como homenaje a tus familiares. Estuve en un entorno donde se vivía ese esforzado trabajo; entonces no existían tractores, cosechadoras, etc. etc. Era muy duro. También recuerdo los jamones y chorizos colgados en las cocinas; y las "zapatillas" (lonchas de jamón) que unos amigos labradores me preparaban cuando iba a hacerles una visita al pueblo, siendo yo niño. Buena gente!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias, Reltih por tu nueva visita a mi regreso y tu amable, como siempre, comentario.
    Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Jacque. Ando un poco liado; pronto visitaré tu bello blog.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Laura, gracias, bonita. Se puede decir que mi adolescencia y juventud la pasé en el campo, muy cercano a él; pude apreciar el esfuerzo del labrador, por entonces utilizando el arado romano. Gente tan noble como trabajadora. ¡Qué tiempos, qué gentes!
    Un abrazo para tí y otro para Miguel.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Makeda! me alegra verte por aquí, de nuevo. Me alegro que te haya vuelto mi poema a aquellos tiempos, aunque tu eres una jovencita...
    Muchas gracias por tus bonitas palabras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Preciosa descripción de los hombres del campo, abnegados labradores de surcos en sus rostros…muere la tarde, los ojos cansados el alma abierta espera el nuevo día, todo comienza…

    Una belleza tus versos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias, Don Jesús!
    Nos vemos.
    Más abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Hola Jorge, me alegra volverte a leer en tu blog. Me encanta el poema, en él dibujas perfectamente las imágenes que están en tu retina.

    Me recuerda mi niñez en mi pueblo, con su cielo azul intenso, el aire frío (casí cortaba) en la cara, la placidez sobre el trigo recién cortado... ¡Qué tiempos tan hermosos! gracias por recordármelos.

    Sé que estoy en deuda contigo, pronto te llegará.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hola, Isabel. Gracias por entrar en mi blog. Todos los que hemos vivido en campo de cerca, tenemos imágenes parecidas. Yo las recuerdo con cierto calor humano, por las personas que conocí, que eran muy próximas, aunque no de familia.
    Me preocupaba por si lo habías enviado y se había perdido en el correo, pero tranquila; lo importante es que te vayas recuperando.
    Creo que ya te agradecí la ampliación de poemas que hiciste en el espacio que me tienes dedicado dentro de tu estupenda antología. Gracias, una vez más.
    Otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias, Caty por tu bonito comentario.
    Otro beso para ti.

    ResponderEliminar
  21. (cachis con el error 503)

    Hala, pues insisto, te decía que yo también lo conocía del libro, pero que me haencantado volver a leerlo. Así es la tierra y así es el vino que ensancha y calienta las almas...

    Besazo.

    ResponderEliminar
  22. Las almas y los cuerpos...
    Muchas gracias, Paloma.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. ¡Jorge! ¡Qué alegría! Acabo de ver en el you tube todos tus vídeos de la presentación del libro, y me ha gustado muchísimo, es como si hubiese podido estar alli escuchándote, sé que un poco tarde y en la distancia pero allí al fin y al cabo, y ahora.
    Gracias por este regalo maravilloso
    Besos
    ayy, gracias por poner nuestra foto del encuentro, estamos lindos, eh!
    yo puse hoy también en el blog una secuencia de fotos también de ese día, cuando tengas un ratico te pasas y lo ves, querido amigo

    ResponderEliminar
  24. Buenos día, Mayde; muchas gracias por entretenerte en los vídeos y me alegra que te hayan gustado; ahora mismo me paso a ver las fotos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Maravilloso!
    Poesia del pueblo y para el pueblo,descritiva, escrita con ritmo y belleza

    Me ha gustado muchisimo

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  26. Amaya, te agradezco y valoro mucho tu comentario, gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  27. amigo entré a saludarte, espero que todo vata muy bien.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Hola, Santiago; te agradezco esta visita. Pues aquí estoy, dedicado más a escribir que al blog;
    estoy preparando mi segundo libro que espero publicar el próximo año.
    Un abrazo.
    Jorge

    ResponderEliminar


Durante la lectura en el Centro Cultural "Pablo Iglesias" de Alcobendas

Aparte de leer poesía, tasmbién cantan canciones de su creación. En esta ocasión, una dedicada a Miguel Hernández.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza
Realizada por Antonio López Negredo