Mujer, tú eres poesía

Mujer, tú eres poesía

domingo, 9 de mayo de 2010

El camposanto

El campo inerte, los árboles desnudos,
en hileras; procesión de almas en pena...
parecen fantasmas huesudos.
La naturaleza duerme su siesta.

La niebla, voluptuoso velo, borra
la escena de noches estrelladas,
de soleados y crudos días de invierno.
El silencio todo lo invade, el arroyo calla...
el agua se detiene; está helada.

Sólo se oyen los gritos lastimeros del viento
y el aullido del lobo, reclamando,
voraz, su tajada y, a su loba,
la cópula acostumbrada.

Las pocas casas del pueblo
se dibujan en la loma del cercano monte.
El humo de las chimeneas con el viento corre;
la única calle está desierta; ni personas ni bestias.

Y esa calle, en su corto recorrido,
muere frente a una puerta enrejada, medio abierta,
medio cerrada que deja ver
unas hierbas altas, doblegadas al viento...

Una cruz, de hierro oxidado, encima de un muro de barro;
cuatro paredes... un pequeño rectángulo
que cobija unas tumbas y unos nichos...
a cual más abandonados.

(De "Belleza cruel", cap.III, "De ahora y de siempre")

34 comentarios:

  1. Que Lindo Poema. Obrigada querido amigo, por visitar meu Blog: SENTIMENTOS e deixar seu comentário.
    Eu prometo não incomodar mais com meus convites... mas tenho certeza que tu vais me visitar sempre, gosto de sua presença vendo meus vídeos.
    Te espero sempre, volte sempre pra visitar.

    Beijo

    ResponderEliminar
  2. Excelente poema, Jorge, ataviado de admirables coordenadas líricas. Me gusta mucho.

    Un abrazo.
    Luis.

    ResponderEliminar
  3. Extraordinario poema, Jorge.
    Ha sido todo un lujo conocer tu espacio.
    Tantas veces he tenido esas mismas sensaciones que tan magistralmente describes en tus versos, al pasar por un Camposanto.
    Se siente en su paz de forma brutal la vanalidad de tantas cosas que nos preocupan a diario.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Excelente. Has dibujado el sonido del silencio en el camposanto.



    ¡Qué belleza!



    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Jorgeee..!!

    paisajee que late en las letras que tu arte dibujaa..!!

    con voss..leer..es..disfrutar y aprenderrr..!!

    gracias por permitirloo...!!

    mi afectoo enterooo..!

    ResponderEliminar
  6. Un poema muy triste, y a la vez precioso. He visto ese campo santo como si estuviese frente a mí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. unas imágenes muy bien logradas. un escrito de mucha altura.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Tétrico paisaje. Dios mío, qué solos se quedan los muertos...

    ResponderEliminar
  9. Caminito de la reja
    que guarda almas de tanto...
    de tanta vida pasada,
    y tanto recuerdo santo.

    Jorge:
    Son espacios donde suena el silencio. Un día tengo que ir a un cementerio abandonado, puede ser que la musa salga y...

    Abrazotes.
    PD. Imposible acudir a Libertad, 8. De esos días "touché".

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias, Luis, me alegro mucho de que te haya gustado.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias, Amaya, por las palabras tan amables que me dedicas. Serás bienvenida cuantas veces gustes visitarme.
    Otro abrazo para tí.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias, Noray; celebro que te haya gustado.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Mercedes, siempre eres muy amable conmigo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias, Jacque; siempre que pueda me tendrás visitando tus bellos vídeos; es un disfrute para la vista y los sentimientos hacerlo.
    Otro beso para tí.

    ResponderEliminar
  15. Una alegría tenerte por aquí Gogo, siempre tan generoso y artista manejando el verbo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias, amigo Reltih. Me alegran tus palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. José, muchas gracias por tu visita y comentario tan a propósito; un lujo ese broche de Bécquer en mi humilde espacio. Muchas gracias, José.

    ResponderEliminar
  18. Jesús, pues me gustó mucho, Carlos Aganzo. Estuvimos un ratito con Carmen.
    Gracias por tu visita a mi blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Vos sos un maestro,y yo me inclino ante tales versos...ante las imágenes que en mi cabeza se recrean.,siempre es un placer leerle,un día quiero escribir tan bello...Un beso a Coco..y a vos con respeto

    ResponderEliminar
  20. Eres tan poeta que consigues hacernos llegar los sonidos del viento, el frío que hiela la sangre, la soledad y el abandono, con la descripción que haces con tus versos. Por unos minutos...hemos estado delante de esa reja entreabierta...

    Mi admiración.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. ¡Hola, Makeda, cuánta generosidad! eres muy amable conmigo.
    Un beso también para tí.

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias, Amelia, por tus generosas y bonitas palabras.
    Antes de publicar este agradable comentario tuyo, me he pasado por tu blog y me ha encantado, ya te lo he dejado dicho.
    Un beso y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  23. Poeta amigo:

    Un gusto pasar por aquí y apreciar tus excelentes textos.

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank.

    ResponderEliminar
  24. Gracias, Frank, poeta amigo.
    Abrazos para tí.

    ResponderEliminar
  25. Cuando ya todo ha sido,
    el silencio se apodera
    del olvido.

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  26. Muchas gracias, Marisa, por tu visita y esas bonitas y atinadas palabras.
    Otro abrazo para tí.

    ResponderEliminar
  27. Consigues que las palabras por sí solas creen la atmósfera del valle de los muertos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Muchas gracias, Ángeles, te agradezco tu visita y comentario.
    Otro abrazo para tí.

    ResponderEliminar
  29. vengo desde el blog de Ruffino, que gusto pasar por aca, exelente poema, calandome en los huesos.
    lapuntadelicebergcr.blogspot.com
    saludos
    poeta costa rica

    ResponderEliminar
  30. Guisela, muchas gracias por tu visita y por tus bonitas palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Aunque ande un poco perdido por el trabajo, el cansancio y las muchas historietas de la vida, te sigo en cuanto puedo.
    Ya sabes: un admirador, un amigo.
    Abrazos.
    Enrique

    ResponderEliminar
  32. Gracias, Enrique, por tu visita. También te sigo visitando, aunque deje comentarios en pocas ocasiones.
    Os deseo que os vaya todo muy bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar


Durante la lectura en el Centro Cultural "Pablo Iglesias" de Alcobendas

Aparte de leer poesía, tasmbién cantan canciones de su creación. En esta ocasión, una dedicada a Miguel Hernández.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza
Realizada por Antonio López Negredo