Mujer, tú eres poesía

Mujer, tú eres poesía

jueves, 8 de abril de 2010

Pueblo abandonado

La soledad es silencio en sus calles y casas,
el viento mece una puerta destartalada.
Las risas de los niños ya no se oyen,
ni los ladridos de los perros,
ni el canto de los gallos, al despertar el alba.

Es como un cementerio; los nichos: las ventanas,
tumbas: las puertas, balcones - sin tiestos, sin flores-.
Un viejo arado -esqueleto al sol- surca la soledad
con su reja oxidada, al paso de su existencia vana.

En la torre de la iglesia un nido vacío;
las cigüeñas han huido de tanta soledad,
de tanto hastío;
la cruz del campanario
medio tumbada, vencida por el descuido.

Las paredes, encorvadas, soportan tejados
violados
por lluvias y hielos, por raíces de plantas
que se encaran, insolentes, al cielo.
Las calles -empedradas- con musgos alfombradas,
flores, y huellas borradas...

(De "Belleza cruel" cap. III, "De ahora y de siempre")

29 comentarios:

  1. Nunca me pareció tan bello un pueblo abandonado. Enhorabuena.
    Hasta la próxima.

    ResponderEliminar
  2. Jorge:
    Diría que es uno de los mejores. Como un lienzo dentro de una galería sin cuadros, sólo este. Dice, con sus claras pinceladas, el momento en el que una persona estuvo allí.
    ¡Me gusta!
    Me gusta el verso "ni los ladridos de los perros". Es significativo, peculiar no escuchar al perro cuando entras a un pueblo.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Mercedes! Qué curioso, acabo de dejarte un comentario en tu blog (he estado leyendo los últimos capítulos publicados) y te encuentro ahora aquí!
    Muchas gracias, por tu comentario, y tu visita. Gracias.
    Y más besos.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Jesús; qué bonito lo que me dices! Eres un tío grande y generoso.
    Supongo nos veremos esta noche en Libertad 8 ¿no?
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Amigo Jorge... ¡perdona!... ¿me cuentas lo que ocurre en tu pueblo o en el mío? ¿O quizás en los dos y en tantos otros a lo largo y ancho de toda nuestra España...? ¡que pena! Mi pueblo Serradilla en Cáceres tenía en los años 60 muy cerca de 5000 habitantes. Ahora está en 1800 y cada año retrocede unos cuantos de números. Y lo más grave es que ... ¡no hay niños, amigo mío! ¿Como se puede reponer la mortandad de los ancianos si no nacen niños? No hay forma de que nuestros gobernantes inviertan en lo mas esencial... en las personas y en su trabajo para que no sientan ganas de salir pitando de allí como hicimos nosotros. Solo piensan en su propio bienestar y riqueza. Malditos sean todos los políticos. Un abrazo amigo Jorge. Hay días que sale uno (decía mí madre) con el rabo pisao.

    ResponderEliminar
  6. Cuánta razón tienes!, Juan Francisco. Me ha hecho mucha gracia, y no lo había oído nunca, el decir de tu madre; me ha hecho reir.

    ResponderEliminar
  7. "La soledad es silencio" Preciosa figura. Ya cuando el viento mece la puerta destartalada, se pierde el silencio.

    Me encantó tu poema, Saludos cordiales, Hasta pronto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. asualmente ayer hablaba yo en mi blog de pueblos, más que abandonados, muertos, aunque en tro registro.
    Bellos versos.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias, Pluma Roja.
    Otro abrazo para tí.

    ResponderEliminar
  10. No sé si este poema tuyo es un cuadro hecho poesía o una poesía que pinta un cuadro. Se funden tanto lo uno con lo otro que puedo ver el cuadro si la escucho o puedo escuchar sus versos si veo el cuadro.
    Son ya tantos los pueblos abandonados, sumergidos en esa salvaje vegetación que te produce una enorme tristeza, esa mísma que tú magistralmente nos has contagiado con estos versos.
    Espero coincidamos en el próximo Encuentro Poético.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. He leído tu poema y, como te digo en el comentario tienen cierta similitud en cuanto al contenido.
    Gracias por tu visita, José.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias, Terly, por tu bello comentario, gracias.
    ´Veo que ya has vuelto de hecer el Camino; hoy mismo te comentaba en tu blog y deseaba lo hubieras terminado felizmente.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Me encanta la melodía de lo que escribes, cómo los sonidos cobran vida a través de las palabras. Sencillo y cautivador. Precioso.
    Gracias por tu comentario.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias, María, por tu visita y bonito y generoso comentario.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. excelente su escrito. gusto venir hasta su sitio.

    ResponderEliminar
  16. Cuando alguien se enfada por algo que no le gusta, se dice... "ya se ha pisao el rabo". Bueno, pues mí madre decía que algunos salían muchos días así: "Con el rabo pisao". Un abrazo Jorge.

    ResponderEliminar
  17. Me hizo gracia la expresión.
    Gracias, Juan Francisco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Conozco alguno por aquí cerca, así, tal como lo describes.
    Con tus versos, tan bien escritos, parece que lo estoy viendo ahora mismo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias, Emilio. Un placer tenerte por aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Amigo poeta Jorge:

    Excelente texto tuyo de "belleza cruel"...

    Un gusto siempre compartir,

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank.

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias, Frank
    Otro abrazo para tí.

    ResponderEliminar
  22. Sr,Jorge,poeta,que yo no le olvido,y ese pueblo abandonado,bien podemos tenerlo todos dentro,a veces la tristeza nos deja así,deshabitados...pútridos. Yo he vuelto,reabrí mi casa,mi mundo,peor que nunca,pero más fuerte,más yo,para bien o para mal,y le sigo siempre. Un beso para Cuco,como siempre. Makeda.

    ResponderEliminar
  23. (cometí un error de dedo,Coco!!!),bueno un beso para Coco,que este mejor de salud y uno para vos con mi mayor respeto y admiración.

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias Makeda; siempre serás bienvenida a este rincón.
    El día 5 de marzo hubo que sacrificar a Coco, por un tumor en la columna que le dejó inválido y sin función los esfínteres. Muchas gracias, bonita.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Mi pueblo también va reduciendo sus habitantes drásticamente. Ruego no verlo, mientras viva, llegar al abandono. Las huellas se borran solamente cuando nadie recuerda quien habitó sus casas y quien recorrió sus calles y sus caminos.Por todo esto, me has emocionado.

    Saludos
    Teresa

    ResponderEliminar
  26. Gracias, Teresa. Sé bienvenida a este rincón.
    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Es fascinante adentrarse en las imagenes que su escrito nos pinta maravillosamente, es como caminar opr esas calles empedradas y vacias, tan solo con la compañia de la esencia de los que habitaron el pueblo.
    un regalo la lectura, tiene ustede un lindo espacio.
    le dejo un calido abrazo con todo mi respeto.

    ResponderEliminar
  28. Muchas gracias por tu visita y amable comentario, Atlántida.
    Besos.

    ResponderEliminar


Durante la lectura en el Centro Cultural "Pablo Iglesias" de Alcobendas

Aparte de leer poesía, tasmbién cantan canciones de su creación. En esta ocasión, una dedicada a Miguel Hernández.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza
Realizada por Antonio López Negredo