Mujer, tú eres poesía

Mujer, tú eres poesía

jueves, 21 de enero de 2010

Tiempos de miseria

Los pequeños sin alimentos
ni juguetes.
Los mayores –mala sangre y juramentos-
duros trabajos, pan duro y... escaso;
días largos –amaneceres y trasnochadas-
sudores y piojos,
alpargatas con agujeros.

Después vino la guerra:
Niños con hambre, lágrimas y mocos...
Muertos, muchos muertos...
Mujeres, sayas y pañoletas negras,
y corazones rotos...

(De "Belleza cruel" cap.II, "Recuerdos con el sepia de los años")

34 comentarios:

  1. Un panorama desolador, del que tambien puede surgir el acto inmenso de amor del poeta, que recoge con su pluma y su corazon la huella de las miserias humanas.
    Me ha gustado el poema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un poema tan triste como cierto. ¿Alguna vez podremos escribir sólo de amor?
    Un gozo leerte.
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Perfecto, por tu visita y amable comentario.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Mercedes, muchas gracias.
    Ojalá fuera el amor lo que más sosiego - desasosiego nos causara; por desgracia hay otros sucesos que reclaman nuestra atención.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Cuanta tristeza bien expresada por el poeta, cuanto dolor producido por la guerra y la miseria, cuanto corazón roto reclamas con tu grito a Dios.
    Excelente amigo.

    Gracias por compartirlo.

    Cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Paco, muchas gracias por tu visita y comentario.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. No por tristes, dejan de ser bellos.

    corazones rotos,
    tiempo de hambre,
    de ciega soledad
    y negra miseria,
    tiempo de llanto
    y de jirones de sonrisas,
    tiempos de guerra...

    y la memoria de cenizas.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Noray. Acabo es estar por tus lares disfrutando de la luz que evocas.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  9. Miseria, muerte, dolor, tiempos que recoges con la esperanza de que no vuelvan nunca más. Recompongamos los corazones rotos. Llevemos luz y amor allá donde vayamos. Que prime la paz, que no haya guerra.
    Besos amigo Jorge

    ResponderEliminar
  10. Lo has dicho perfectamente, Belkis.
    Muchas gracias.
    Besoa para tí.

    ResponderEliminar
  11. desafortunadamente la guerra es mucho mas material, la paz siempre seguira siendo un termino abstracto.

    ResponderEliminar
  12. No entiendo muy bien tus definiciones...
    Gracias por tu visita y comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Rompe, rompe el corazón. El último verso lo resume todo.
    Un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  14. Miseria fome guerras...quando acabara o sofrimento humano?
    Bjos amigo.

    ResponderEliminar
  15. Buenos días, Jesús, y muchas gracias por tu presencia, siempre por mi parte muy bien recibida y por tu comentario.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Duh, buenos días tengas. Una alegría verte por aquí; éso quiere decir que te encuentras mejor; me alegro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Sufrimientos de una época dura, de incomprensiones y miserias y coletazos de ella... hambre... hambre... mucha hambre con dolores que dejan huella.
    Reflejas maravillosamente la situación, los que la vivimos, quizás la entendamos mejor.

    Gracias por tus bonitas palabras en el comentario del post sobre la aviación y mi abuelo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Terly, gracias por tu visita y comentario.
    Otro abrazo para tí.

    ResponderEliminar
  19. Un poema triste, pero no por eso dejan de ser bellas tus letras. Te dejo un beso, cuidate.

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias, Poetiza.
    Otro beso para tí.

    ResponderEliminar
  21. Poema triste y desolador, como cualquier recuerdo mísero de la guerra, pero igual de bellos resultan tus versos.
    Guerra, pobreza, hambre, sudor y desdicha... no son buenas memorias para nadie.

    Me encantaría hacerme con tu libro, Jorge, como te dije eres un gran poeta.

    Un abrazo.

    pd. te espero por el mío, si quieres...

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias, Andi.
    Ahora mismo voy a visitarte, con mucho gusto; aunque creo que estuve ayer mismo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. felicitaciones y un saludo amigo poeta.

    ResponderEliminar
  24. Hola Jorge, hoy he encontrado un ratito para leer con cierta calma en tu blog. He visto el vídeo presentación de tu libro y he leído algunos de tus poemas.

    Después de hacerlo, lo único que puedo hacer es aplaudirte.

    Aunque el tiempo sea ralo para estos menesteres, la mayoría de las veces y no siempre pueda dejarte constancia de mi paso, cuanta con mi visita.

    Un placer, de verdad.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  25. Gracias, Santiago. Creía que era en contestación a un E-mail que te he enviado.
    Un fuerte abrazo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Pues qué bien contar contigo; nos seguiremos.
    Un beso y muchas gracias por esas bonitas palabras, Luisa.

    ResponderEliminar
  27. Pues, Jesús, no voy a poder ir en esta ocasión, y lo siento mucho.
    Gracias por tu interés.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  28. .. pañoletas negras y corazones rotos.. ¡que triste cuando el ser humano provoca tanto dolor en tantos inocentes ajenos a sus decisiones y miserias..
    .. ¡que nos sirva la lección, Jorge, que nos sirva!..

    ResponderEliminar
  29. Thoti, desde luego, lo que pasa es que el pueblo no puede hacer nada, dependemos tanto de los políticos...
    Un abrazo y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  30. La crueldad de la guerra y el dolor provocado por la injusticia no pasan desapercibidos por el alma del poeta porque dejan heridas todas las almas.
    He visitado tus otros blogs, tu poesía está llena de sentimiento, emocionan tus versos.
    Gracias por enlazar mi blog.

    Un saludo
    Teresa

    ResponderEliminar
  31. Mª Teresa, muchas gracias por tus visitas a mis blogs y por tus bonitas palabras para mí. Es una suerte que a tí te guste lo que yo escribo y que a mí me guste lo que escribes tú. Nos seguiremos leyendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Efectivamente, Jorge, tiempos de miseria y de corazones rotos; tanto el título como el verso final encierran el horror de un sinsentido.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Muchas gracias, Emilio; un orgullo tenerte por este sitio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar


Durante la lectura en el Centro Cultural "Pablo Iglesias" de Alcobendas

Aparte de leer poesía, tasmbién cantan canciones de su creación. En esta ocasión, una dedicada a Miguel Hernández.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza
Realizada por Antonio López Negredo