Mujer, tú eres poesía

Mujer, tú eres poesía

sábado, 16 de enero de 2010

El viejo y la joven bella

Una joven bella, de extrema hermosura, fresca,
como flor de invernadero...
él, viejo,
más que los restos de Atapuerca,
piensa en mil travesuras...

Pero, recobrando la cordura,
se dice para sus adentros...
- como la zorra con las uvas –
“esa flor está inmadura”.

41 comentarios:

  1. jajaja, muy bueno, siempre es de prudentes recurrir a la sabiduría popular y al didáctismo de las antiguas fábulas.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Le falta el rocío de la mañana y ya será suya.
    Un abrazo
    Alicia

    ResponderEliminar
  3. Supongo que por mucho rocío...
    Otro abrazo para tí; gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  4. ¡Muy bueno!

    Que bién lo
    expresas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Marisa; me alegro de que ter haya gustado.
    Más besos para tí.

    ResponderEliminar
  6. .. bueno don Jorge, hay que dar tiempo a la juventud para que adquiera la precisa madurez que puede comportar el tiempo y la experiencia.. ¡pero que magistralmente lo ha expresado usted, con cuatro palabras!..

    .. un abrazo, poeta..

    ResponderEliminar
  7. A buen entendedor, pocas palabras bastan.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Acabo de terminar de ver el vídeo y, después de felicitarte por tu primer libro, quiero decirte que mis palabras y mis poemas también los escribo a corazón abierto.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Así es si asi te parece...
    Gracias y un fuerte abrazo, Noray.

    ResponderEliminar
  10. Noray no lo dudo; así salen más fluidas.
    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Un pema musical, bien hilado y con moraleja. Fantástico.
    Gracias por estas perlas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Me arrancaste una sonrisa y me enamoré de Coco; ainssssssss qué guapo ;-)

    Besos paisano.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, Mercedes, por tu visita y amables palabras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Pues me alegro mucho de la sonrisa; procura retenerla siempre en tu cara.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Todo necesita atravesar el tamiz de la cordura.

    Perfectamente expresada la idea. ¡Mis felicitaciones sinceras!


    Un saludo, Jorge Torres.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias,Lasosita, muy amable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. ¡Si señor! ¡qué bueno!
    ¿Por qué no le pones musiquilla?
    Un abrazo, Jorge.

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias, Jesús. Lo de la musiquilla... ya me gustaría!
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hola, Jorge:

    "La realidad de la vida
    nos enseña a ser prudentes,
    no puede una ardilla vieja
    comer nuez sin tener dientes"

    Cordial saludo.

    ResponderEliminar
  20. Y con más sabiduría popular te comento...lo bueno, si breve, dos veces bueno...

    Aunque en tu caso, siempre se desea largo para segir disfrutando de tu poesía.

    Un beso.
    AME

    ResponderEliminar
  21. Está muy bien lo que me dices, Rafael, muy cierto.
    Gracias por tu visita .
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias, Amelia, por tu visita y amables palabras.
    Otro beso para tí.

    ResponderEliminar
  23. Ironía y humor en estos versos que recuerdan las fábulas clásicas.

    UN ABRAZO.

    ResponderEliminar
  24. Gracias, Anabel por tu visita y comentario.
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Me parece muy gracioso lo publicado Jorge, pero sabes, no veo nada malo en que un hombre de edad se enamore de una joven y viceversa, y la inmadurez tampoco va siempre asociada a la edad. Creo que el amor verdadero no entiende de esas diferencias. Lo bonito es que se sienta y se viva.
    Recibe un abrazo muy fuerte Jorge

    ResponderEliminar
  26. Muchas gracias, Belkis por tu visita y comentario.
    Bueno, yo tampoco veo mal en que esos amores ocurran; con límite, claro está; y no es que lo viera mal cuando pasaran esos límites, es que ciertas diferencias en la edad, un tanto exageradas, me harían poner en duda el amor, y pasaría a pensar en la posibilidad de otros intereses. Yo el amor platónico solo lo sentí durante un período muy corto de mi vida... (infancia rozando la juventud).
    El viejo , el que nos ocupa, es más viejo y caduco que los restos de Atapuerca, o sea que, como los yogures pasados de fecha...
    Un beso. Gracias por acercarte por aquí.

    ResponderEliminar
  27. Acabo de escuchar tus videos de la presentación de tu libro, tus sinceros poemas llenos de emoción.

    Me alegro de que pasaras por mí rincón porque así he descubierto tus blogs, y aunque no me prodigo mucho en leer y comentar, me agrada haberte encontrado.

    Un sincero abrazo.
    Emilio.

    ResponderEliminar
  28. Buenas noches, Emilio:
    Pues yo te encontré gracias al blog de Fernando, que hacía un pequeño estudio sobre tu obra, y de verdad que me alegró encontrarte.
    Espero nos sigamos leyendo por mucho tiempo.
    Otro abrazo para tí.
    Jorge.

    ResponderEliminar
  29. Simplemente me encanta.

    Y gracias por tus palabras en mi blog. Me hicieron muchísima ilusión.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. María, gracias por devolverme la visita.
    Nos seguiremos leyendo ¿No?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  31. Por supuesto que nos seguiremos leyendo. Aunque silenciosa, paseo por tus letras muy a menudo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Hola Jorge, entro desde el blog de Juan lobo ,y te visito desde aquí para dejar este comentario, he leido tu poema , y me gusta . Bueno , te cuento que en la vida hay abuelos que prefieren compartir un bombón para dos, que una m para uno solo , como hay gustos hay colores jajaja Un saludo de MA .

    ResponderEliminar
  33. ¡Genial, maestro! ¡Qué soltura en la expresión poética...!

    Bendigo esa uva que está verde para ser comida, pero que nos rejuvenece y deleita en la contemplación...

    Un gran abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  34. Llevas razón. pero es que los abuelos, ya sin dientes... el bombón, aun compartido, queda enterito.
    Gracias por visitarme y dejar esa muestra simpática.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  35. Muchas gracias, Emilio, muy amables tus palabras.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Muchas gracias por entrar en mi blog, me gusta tu poesía y coincidimos en la portada aunque con distinto color...
    Con tu permiso te seguiré.
    Un abrazo fuerte desde mi librillo.

    ResponderEliminar
  37. Muchas gracias, Rosario, por tu visita y comentario.
    Nos seguiremos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  38. ¿Sabes lo que te hace inmensamente grande? Escribes con el alma. ¡¡Enhorabuena poeta!!

    Mis respetos y cariño siempre.

    ResponderEliminar
  39. María; muchísimas gracias.
    Un beso muy fuerte, y tú también tienes mi respeto y cariño.

    ResponderEliminar


Durante la lectura en el Centro Cultural "Pablo Iglesias" de Alcobendas

Aparte de leer poesía, tasmbién cantan canciones de su creación. En esta ocasión, una dedicada a Miguel Hernández.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza
Realizada por Antonio López Negredo