Mujer, tú eres poesía

Mujer, tú eres poesía

lunes, 25 de enero de 2010

El reencuentro

Se despertaba el día con bruma, aún dormida,
sobre las lápidas del cementerio.
Tumbas vacías; todos los cuerpos y huesos al aire;
olor denso, insoportable.
Olor a los muertos y más muertos y, dentro
del feudo de las tinieblas, tú, la gran señora
y todopoderosa,
la Muerte, reina de las calaveras y gusanos,
inquilinos de mortajas.

Nos habías citado, padre, iban a exhumar tus restos,
a romper tu descanso, a violar tu sueño,
en una mañana de tensa calma.
La tierra es negra y húmeda, exhalando
vahos de pudrideros.
Y saliste tú, alzado en vilo,
con tu cuerpo de nácar y... entero.

Tus hijos allí, presenciándolo,
con nuestros sentidos colapsados
de sensaciones,
con corazones al galope de sentimientos;
los ojos no nos lloraban...
las lágrimas nos caían por dentro;
después de los años te veíamos de nuevo...
La bruma flotaba como las almas que suben
al cielo;
bruma irreal, mañana de pesadilla, de frío,
las gotas del rocío nos llegaban
a los huesos.

Aquellas emociones nos calaban en nuestros
adentros.
¡Estábamos tan cerca y tan lejos...!
No poder abrazar tu cuerpo...
no poder sentir tu cálida mirada,
no recibir tus amorosos besos...
Y te llevaron al crematorio...
luego nos entregaron tus cenizas
resumidas, una negra vasija...

Las llamas no borraron tu imagen,
nunca tu sonrisa, sólo... tu cuerpo.


-Lo publico en memoria de mi padre; en este mes nació y en este mes murió-.

(De "Belleza cruel", cap.III, "De ahora y de siempre")

43 comentarios:

  1. Me emocionó sabes?, quizá porque una se da cuenta cuando un tema está tocado por el alma misma, en su infinita belleza, ésta se manifiesta.
    Es un escrito triste pero se hace bello gracias a tu amor, a lo que dejó, a lo que aún tienes tú de él.

    Mis respetos siempre

    ResponderEliminar
  2. Excelente hablar y llegar al alma como tu lo haces, mágicamente amiga.

    Gracias por compartir.

    Cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, María, por este comentario tan bonito con el que me obsequias. Gracias por estar aquí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Paco.
    Otro abrazo para tí.

    ResponderEliminar
  5. Tremendo y muy bien descrito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu "doblete" con comentario tan amables.
    Un abrazo, y me alegro (al margen de tu generosidad para conmigo) el verte que no te has "retirado". Esta tarde estuve viendo tus últimos sonetos pero tuve que salir y no dejé comentario.

    ResponderEliminar
  7. ¡Estábamos tan cerca y tan lejos...!

    ¡Qué gran verdad!


    Es un placer leerte.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Noray; también disfruto yo con tu poesía.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. El reencuentro es posible Jorge porque las almas de nuestros seres queridos nunca se van de nuestro lado, es triste no tener acceso a su cuerpo, pero reconforta saber que están y que volveremos a verlos. Bello y sentido poema en honor a tu padre. Un abrazo cariñoso

    ResponderEliminar
  10. sentido y exquisito lenguaje.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  11. A veces, Belkis, tengo la absoluta certeza de que están con nosotros; qué mejor cielo que estar con sus seres queridos?
    Gracias por venir a visitarme y por tu comentario.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias por venir por aquí y dejar siempre comentarios tan amables, Reltih.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Nuestros seres queridos siempre están presentes en nuestro recuerdo y nuestras vidas. La presencia física sólo es un accidente, lo importante son los lazos y los sentimientos que nunca nos abandonan.

    Emocionante tu poema.
    Besos
    Narci

    ResponderEliminar
  14. Pienso lo mismo que tú.
    Muchas gracias, Narci.

    ResponderEliminar
  15. Maravilloso homenaje a tu padre perdido, está claro que dejó mucho aquí. Conozco esta sensación.
    Por fín he podido abrir los comentarios, pinchando con el botón derecho y dándole a open. Es extraño esto que me pasa ahora en tu blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Gracias, Mercedes.
    A mí me ha pasado con otro blog lo mismo ; no he podido dejar comentario, y lo he tenido que hacer por E-mail; debe ser la red.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Impresionante la fuerza de sentimientos que despliega tu poema. Amoroso, contudente, nostálgico y certero...

    ¡Felicitaciones por este magno homenaje que has hecho a tu padre!

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias, Liliana.
    Más besos para tí.

    ResponderEliminar
  19. Mi querido paisano, has conseguido plasmar el momento con soberbia intensidad y realismo pero conservando el sentimiento, el amor y el respeto, lo cual hace que tu poema sea magnífico.

    Un abrazo con mucho cariño.

    ResponderEliminar
  20. Paloma, gracias; fué un torrente de sentimientos; lo que ahí he expresado se queda muy pobre con lo vivido. Yo, desde aquéllo, aconsejo incineración.
    Muchas gracias, como siempre, a tus cariñosas palabras con tu viejo paisano.
    Un beso..

    ResponderEliminar
  21. Un poema tiene la habilidad de leerse de tantas maneras,cada uno tiene un sentir por dentro y cada letra cae como una gota diferente,pero lo mejor de todo y lo increible es que pueda caer de una forma que a final de cuentas siempre moja,que siempre deja una huella de su paso,eso para mi es leer un poema,me gusta belleza cruel,gracias por poner un poco o un mucho para poder leerlo.Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Makeda, muchas gracias por venir de nuevo por aqui y también por tu comentario.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Gracias simpática gaviota.
    Otro beso para tí.

    ResponderEliminar
  24. Jorge, siempre es agradable leerte amigo. Besos, cuidate mucho.

    ResponderEliminar
  25. Querido Jorge:
    Este poema me ha llegado en manera especial. Describes de forma magistral la tristeza y dureza del momento y de ella surge la poesía. Felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Preciosos sentimientos plasma en estos versos. Lo felicito.

    Un placer leerlo. Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Qué dureza...

    Lo que relatas es tan descriptivo en sentimientos, que me he quedado un rato parada, recordando...


    Un saludo grande, y decirte
    que me parece un precioso homenaje
    al recuerdo de tu padre.

    Saludos, Jorge!

    ResponderEliminar
  28. Muchas gracias, Salvador; ¿te parece que nos llamemos de tú?
    Nos seguiremos leyendo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. A la Sosita, muchas gracias.
    Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  30. Lo he leído con verdadero interés, los versos comparten sentimientos y emociones en este homenaje tan sentido.

    ResponderEliminar
  31. Me has conmovido hasa el último de mis huesos.
    Un gran poema!vaya que sí!

    Un abrazo amigo!

    ResponderEliminar
  32. Muchas gracias, Mónica, por tu comentario.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  33. jorgeee..!! un despliegue de emocioness que emocionann de erass..!!

    lujitoo del bueno el leerteee..!!

    mi afectoo todito en efectivoooo..!!

    ResponderEliminar
  34. Jorge muchas felicidades por el libro, es una alegria inmensa para los que escribimos.

    El poema precioso lleno de sensibilidad.

    Un abrazo.

    Rocío

    ResponderEliminar
  35. Muchas gracias, Gogo, y bienvenido por aquí, de nuevo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Excelente homenaje. Me recordó el instante en que exhumaron los restos de mi abuelo, entonces comprendí la soledad de los muertos, la triste y fría soledad de los muertos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. Así es Calvared.
    Un fuerte abrazo y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  38. Muchas gracias, Terly. Desde luego que fué un momento tremendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Terly, te había contestado por E-mail, sin embargo por olvido, no había dado al "Publicar". Ese día estaba de viaje y no tuve el tiempo de otro día normal y se me pasó; discúlpame.

    ResponderEliminar


Durante la lectura en el Centro Cultural "Pablo Iglesias" de Alcobendas

Aparte de leer poesía, tasmbién cantan canciones de su creación. En esta ocasión, una dedicada a Miguel Hernández.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza
Realizada por Antonio López Negredo