Mujer, tú eres poesía

Mujer, tú eres poesía

miércoles, 15 de diciembre de 2010

El tiempo ha frenado su prisa

He derrotado tus tímidos noes,

tus defensas, entre suspiros, quejas

y alguna lágrima furtiva.

He desoído tus lánguidas súplicas

-apenas musitadas-

he desgarrado tu inocencia,

tu delicado y sedoso velo de doncella.

Nuestros cuerpos, como si corceles desbocados

fueran,

se han liberado con el retozar de la pasión irrefrenable.

Te he hecho mía, sin yo creérmelo aún.

La luna, reflejada en tus pupilas,

alumbra nuestra dicha.

El tiempo ha frenado su prisa.

(Del poemario "Luna llena")

martes, 14 de diciembre de 2010

San Juan de la Cruz

14 de Diciembre, el santoral dice: San Juan de la Cruz, patrono de los poetas en lengua española. En su memoria las siguientes cinco estrofas de su Cántico espiritual.




CÁNTICO



¿Adónde te escondiste,

Amado, y me dejaste con gemido?

Como el ciervo huiste

habiéndome herido;

salí tras ti clamando y eras ido.



Pastores, los que fuerdes

allá por las majadas al otero,

si por ventura vierdes

aquel que yo más quiero,

decidle que adolezco, peno y muero.



Buscando mis amores

iré por esos montes y riberas;

no cogeré las flores,

ni temeré a las fieras,

y pasaré los fuertes y fronteras.



¡Oh bosques y espesuras

plantadas por la mano del Amado!,

¡oh prado de verduras

de flores esmaltado!,

decid si por vosotros ha pasado.



Mil gracias derramando

pasó por estos sotos con presura;

y, yéndolos mirando,

con sola su figura

vestidos los dejó de su hermosura.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Cementerio Sacramental de San Justo,

hoy, Domingo, 12 de Diciembre de 2010.



Hoy los muertos estaban menos solos.

Un ramillete de bellas y enlutadas damas,

graciosas ellas, en su vestir de negro, y arte, en

su decir poético, con maestro de sobrio

porte, con capa, bastón y chistera,

han roto el silencio entre tumbas, nichos, panteones

y cipreses, apuntando al cielo -sus raíces

al misterio, a las tinieblas, dominios

de la muerte-

Han dejado sus versos, sus rosas y respeto

al frío de las losas, adornadas

con nombres notables: Bécquer, Campoamor

Espronceda, Hartzenbush, Larra...

Los versos emanan frescos, como si hoy fuera ayer,

en su actualidad eterna .

Los aplausos han hecho eco, como batir de alas,

frente a los muros que cobijan nichos...



Enhorabuena.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Nada

Esa noche, como otras muchas,

Joaquín, el sereno, siempre amable, le decía,

“señor, le han sentado esta noche muy mal las copas”

mientras le ayudaba a que alcanzara el cercano árbol

donde vomitaba su whisky, tomado a jarras.



Abrazado a su almohada,

con manchas y olor a carmines

y perfumes baratos,

-aún, en la boca el sabor amargo del alcohol

vomitado al impasible olmo-

despertaba su borrachera con otro trago.

Y pasaba el día y la noche,

y él dormía, sin importarle todo... ¡nada!


(Del poemario "Luna llena")

jueves, 2 de diciembre de 2010

Niebla

La niebla descansa, húmeda y gris,

sobre la hierba del bulevar.

El viento, en remolinos, la levanta,

jugando con tu falda,

y nos acompaña, tú... despeinada.

Nos damos un último beso, fugaz

-yo quisiera retenerlo-.

Nuestras manos,

aún ardientes, se separan.

Las tuyas, esquivas, se cobijan en los bolsos

de tu abrigo.

Mientras te alejas, la oscuridad

te oculta a mis ojos, ávidos de ti,

deseosos de no perderte aún .

Cuando la niebla disipa tu imagen,

tus pasos, huidizos, suenan vacíos,

huecos, como un adiós.

La habitación aún guarda el calor de tu cuerpo;

la cama, en desorden, aunque callada, no oculta

nada de nuestra pasión desatada.

Mi corazón queda desierto sin ti.


(Del poemario "Luna llena")

sábado, 27 de noviembre de 2010

Siesta

Solía decirle, a eso de las cuatro

de la tarde –que es la hora de la siesta-

que ya era tarde, que le dolía la cabeza

y que los niños estaban en casa, podrían

oírles...¡qué vergüenza!

Entonces, él, se vestía y se iba a ver

el partido,

decía, mientras abría la puerta,

-y esa tarde no se jugaba ningún partido-

poniéndose la chaqueta, las gafas

de sol... y se quitaba la alianza.

Sonreía; ¡tendría siesta!


(Del poemario "Luna llena").

domingo, 21 de noviembre de 2010

Veneno

Te arrojé veneno a tus ojos

y me ha salpicado a los míos

Lo primero ya hace años, cuando nos conocimos,

lo segundo ahora mismo está pasando.

Y así nos escuece la vida, los dos sangrando.

Tropiezan nuestros párpados cansados

por todas las esquinas,

y seguimos naufragando,

sin que exista antídoto que nos salve.

(Del poemario "Luna llena")

domingo, 14 de noviembre de 2010

Sin pudor

Sin pudor, proclamo mi amor al mundo,
cual si fuera joven apasionado,
si, aun anciano, estoy de ti enamorado,
por qué acallar mi sentir, tan profundo.

Te miro, con ardor en la mirada,
y pido, de ti, el mismo sentimiento
pues, te juro, sería un sufrimiento,
que no estuvieras, de mí, enamorada.

Dicen: la pasión con los años cura,
mas yo no creí nunca en este aserto
pues, de siempre, siento, por ti, locura.

Y así, aun estando dormido... o despierto,
mi cuerpo vive el amor con bravura
hasta que, Dios y tu, me deis sustento.

(Del poemario "luna llena")

sábado, 6 de noviembre de 2010

Yo cogía las nubes...

Yo cogía las nubes con las manos
y mis besos enviaba al universo,
te entregaba mi corazón travieso
antes de tener los cabellos canos

Yo me sentía un pegaso, trotando
por los valles y cumbres de tu cuerpo,
sobrevolando, cual gaviota el puerto,
la piel, tu piel, que siempre estoy amando.

El pegaso ya no trota, plegadas
sus alas, no remontará sus vuelos
-aventuras por el tiempo amainadas-

Humilde se desliza por los suelos,
mas... su amor vuela con las alocadas
nubes, y fantasías de sus sueños.

(Del poemario "Luna llena")

lunes, 1 de noviembre de 2010

Me hacías un guiño

Te he tenido en mi cama,

has entrado en mis sueños;

me llevabas del brazo,

me hacías un guiño y no me soltabas

-zalamera- mi cabeza en tu seno.

Pero me he despertado

y no estabas conmigo, Parca.



(Del poemario "Sin hacer ruido")

viernes, 29 de octubre de 2010

HAIKUS

Si. se entendían,
su boca con la suya;
sobran palabras.



Monte con monte
dos amores se gozan,
nada por medio.



Besé sus pechos,
sus profundas raíces
se perturbaron.



Joven y bella
las miradas te acosan;
te siguen sombras.



Gozar tu cuerpo,
gozar de nuestros cuerpos
es revolución.



Tus bellos ojos
viéndote con los míos
son cuatro espejos.

sábado, 23 de octubre de 2010

Clama ante tu puerta

Clama ante tu puerta -que fue suya y ha cerrado-

deshecho, hundido su cuerpo, ahogado por las drogas

que circulan

por su sangre, en la desesperación de ser tan débil

y desgraciado, teniendo lo más sagrado a su cuidado,

descuidado por su debilidad ante el vicio

consumido,

que le consume y destruye, sin que su voluntad

–ausente y enajenada-

pueda evitarlo.



Clamo, mi amor, ante tu puerta que tantas veces

yo mismo –sin estar en mí- sin llave

he clausurado.

Los lloros del bebé –más bien, débiles lamentos-

que nuestro loco amor engendró, rasgan mi pecho

-no hago nada por acallarlo- sólo me arrastro

por el suelo ensangrentado, dolor en mis manos,

mis uñas arañan con furia el sucio mosaico,

como fiera que quiere herir a cualquiera que esté

a su lado.


(Del poemario "Luna llena")

martes, 12 de octubre de 2010

Estío

Expira el verano y muere la tarde, lánguida,

en crepúsculo rojo; nubes de fuego y campos

abrasados por brisas infernales.



Las vetustas casas del pueblo son los testigos

del paso de las generaciones,

a veces, diezmadas por guerras,

por las miserias, por las hambres.



Los vecinos, perezosos,

-aún las huellas de la siesta en sus caras,

labradas por surcos, como sus tierras-

están tendidos a la sombra;

en sus labios las colillas de sus cigarrillos.

Algunos aún encendidos,

apagados otros, como si fueran apéndices

nacidos en sus labios, pardos, cuarteados,

como los rastrojos de sus trigos.

Trigos segados por sus manos recias,

culminación de sus fornidos brazos.



A su lado un botijo, del color del barro,

exudando el fresco líquido y, muy cerca, un porrón,

en competencia, con vino tinto de la tierra.

Hablan de sus sudores y sinsabores,

de los destrozos de las tormentas,

de las, raras veces, copiosas cosechas.

El vino calienta sus gaznates,

levanta el volumen de sus pareceres,

y el optimismo de futuras mieses engrosa,

hasta reventar los silos...



Es un breve descansar mientras lo hacen sus tierras,

a las que,

con los primeros días de otoño,

y sus yuntas, arañarán los surcos, de nuevo.


(De "Belleza cruel", cap. III, "De ahora y de siempre")

viernes, 1 de octubre de 2010

Adiós a todos

Adiós a todos y a todas las cosas,

a las que nadan y a las que flotan en las aguas

y en las brisas,

con perfumes de deseos y de amores rotos.

A los mirlos y ruiseñores locos

y noctámbulos.

A las olas que van y vienen entre

borlas de espuma de conquista.

A todas esas cosas que nunca se tuvieron

-las deseadas y no deseadas-

A las mujeres que amé y me amaron, en silencio,

con palabra muda.

A los amigos, a quienes creyeron

conocerme -¡tan convencidos estaban de ello!-

y no lo hicieron.

A los que se dice, simplemente, conocidos.

A los que quise, me quisieron, odié y me odiaron.

A los que hice, me hicieron, beber los malos tragos.

A los que en malos tragos ayudé, me ayudaron.

Adiós a esos días que quise hubieran sido

eternos,

y a los que nunca debieran haber existido.

Adiós a todos y a todas las cosas;

me voy con poco,

me voy con nada: nada me hará falta.


(De "Belleza cruel" cap.III, "De ahora y de siempre)

viernes, 2 de julio de 2010

La madrugada

Las calles vacías y despobladas

de andares pausados y presurosos,

de cuerpos fatigados, afanosos

de existencias tranquilas, enervadas.



Encendida señal de trasnochadas,

haciendo el amor; momentos hermosos,

entrelazados los cuerpos, gozosos,

hasta altas horas de las madrugadas.



Los pasos delatan al madrugador

que se va distanciando entre las calles

que la luna alumbra -su resplandor-



Más tarde, detrás de los verdes valles,

el sol da al ambiente tono encantador,

esplendor, cual jardines de Versalles.


(De "Belleza cruel", cap. III, "De ahora y de siempre")

miércoles, 23 de junio de 2010

(Noche de San Juan) BRISAS


Una fresca brisa ondeaba sus cabellos

con lento movimiento, acariciaba sus senos

con el leve tremolar de su vestido,

se deslizaba suave, como la noche,

como de amor dormido.


Traía aromas de verano

de rosas, de jacintos, de pinares cercanos,

de tierra mojada, de heno, de hierba

recién cortada.


Noche de San Juan, de limones,

de tormentas, de amores, de hogueras y promesas...


Tu me diste una flor yo te di toda mi fuerza;

fluía la pasión,

mis besos ahogaban tu candor,

mis brazos poseían tu cuerpo.


Cantares de la madrugada nos despertaban,

aún nuestros cuerpos uno,

los cabellos mojados por la escarcha,

al alba.


Nos saludaba otra brisa más fresca,

más lozana,

mientras, el sol cegaba nuestros ojos

y nos dejaba desnudos.


(De "Belleza cruel", cap. I, "Mujer, deja que te hable de amor")

viernes, 18 de junio de 2010

Reproche

Toda la vida juntos,

yo y el cuerpo mío,

no me enteré de que murió mi cuerpo…

y se enteró mi vecino.

(De "Belleza cruel", cap.III, "De ahora y de siempre"

domingo, 6 de junio de 2010

Sol

Tu haz de luz, cual viril falo,

calienta a la Tierra, la penetra y la preña.



Luna

¡Juguetona!

te deslizas por la Tierra, rompiendo las sombras.



Cielo

Cielo… ¡presumido!

que te miras

en los espejos de todos los mares,

y en los espejos de todos los ríos.


(De "Belleza cruel", cap.III, "De ahora y de siempre")

lunes, 31 de mayo de 2010

Ese yo tan tuyo

Ese yo tan tuyo,

a los demás escondido,

ése que ven… no tus ojos

sino los ojos del alma,

¿camina junto a ti, en paralelo,

o se cruzan sus miradas?



Ese yo tan tuyo,

tan a los demás desconocido,

es tu dual, es tu sombra,

es el espejo que tu alma desnuda.

Te miras, sonríes

y te burlas...

(De "Belleza cruel", cap.III, "De ahora y de siempre")

sábado, 22 de mayo de 2010

No tomó ese camino

…Y no es que ése no fuera el momento de huir,

era el lastre que arrastraba consigo.

Llevando sus recuerdos… ¿para qué otros caminos?

lo que era su tormento con él se lo llevaba.

Había un solo camino a recorrer, ligero

de peso; un oscuro túnel y una luz al final…

no tomó ese camino.

Sus recuerdos, la vida le anduvo persiguiendo,

y él se dejó alcanzar,

acariciando su, ahora, amable cara.

(De "Belleza cruel", cap.III, "De ahora y de siempre")

sábado, 15 de mayo de 2010

Hoy he vuelto a ser

Hoy he vuelto a ser el que no era,
-cuando no era-
antes que aquel óvulo fuera maduro,
antes que se pensara en mi existencia.
Noche entre las noches, sin luceros, sin estrellas
sin albas ni atardeceres, sin Marte, sin Tierra,
sin alegrías, sin tristezas.

Y hoy, otra vez hoy, vuelvo a ser...
no el que era.

(De "Belleza cruel", cap.III, "De ahora y de siempre")

domingo, 9 de mayo de 2010

El camposanto

El campo inerte, los árboles desnudos,
en hileras; procesión de almas en pena...
parecen fantasmas huesudos.
La naturaleza duerme su siesta.

La niebla, voluptuoso velo, borra
la escena de noches estrelladas,
de soleados y crudos días de invierno.
El silencio todo lo invade, el arroyo calla...
el agua se detiene; está helada.

Sólo se oyen los gritos lastimeros del viento
y el aullido del lobo, reclamando,
voraz, su tajada y, a su loba,
la cópula acostumbrada.

Las pocas casas del pueblo
se dibujan en la loma del cercano monte.
El humo de las chimeneas con el viento corre;
la única calle está desierta; ni personas ni bestias.

Y esa calle, en su corto recorrido,
muere frente a una puerta enrejada, medio abierta,
medio cerrada que deja ver
unas hierbas altas, doblegadas al viento...

Una cruz, de hierro oxidado, encima de un muro de barro;
cuatro paredes... un pequeño rectángulo
que cobija unas tumbas y unos nichos...
a cual más abandonados.

(De "Belleza cruel", cap.III, "De ahora y de siempre")

domingo, 2 de mayo de 2010

El petirrojo

Es una mañana de Agosto, fresca
despejada, de luz radiante, el sol promete hoy
ser abrasador.

Estoy a la sombra aromática de un laurel
ensimismado en mi leer, pero un petirrojo,
ya hace rato,
que va en mi derredor revoloteando,
ganándome espacio y atención, salto a salto.
.
Camina, salta, vuela y gorjea con decisión
y desparpajo, exhibiendo su manto canela
y pecho bermellón-rosado,
con simpatía, pero muy estirado.

Ya junto a mí, me mira con sus grandes
y espabilados ojos,
gorjea diciéndome algo; ante mi silencio
vuelve a gorjear exigiendo diálogo.

El libro hace tiempo que he abandonado,
no menciono al autor para que así no se ofenda;
mi atención el petirrojo ha acaparado.

(De "Belleza cruel", cap.III, "De ahora y de siempre")

viernes, 23 de abril de 2010

Noche cerrada

Noche de luto, de ausencia de luna y estrellas
¿dónde estáis, astros del cielo?
¿dónde estáis, espejos del alma?
los arroyos lloran vuestra ausencia,
los campos están negros...
Los olivos, apagados,
sus hojas impacientan.
Los ruiseñores quedan mudos,
los mares a sus olas atormentan.

Noche de infiernos y limbos,
reinos de las tinieblas...
¿Has huido, Tierra,
a otras galaxias de mundos oscuros,
de agujeros negros,
de simas profundas en el universo?
La oscuridad a la Tierra aplana;
no hay montañas, no hay ríos, no hay mares...
mi alma, angustiada, también os extraña.

(De "Belleza cruel", cap.III, "De ahora y de siempre")

jueves, 15 de abril de 2010

Viento

Corcel desbocado e irascible, eres el soberbio
elemento, con ondulante capa invisible.
Fustigador, con látigo de infinitas colas,
azote de equilibrios; encrespas océanos,
domeñador de tupidos y salvajes bosques,
violador de las más profundas y negras simas...
Tu ulular es tétrico alarido de mil muertos,
tus largos brazos, desgarrados, todo lo abarcan.
Tu gemido lúgubre, insolente y lastimero
evoca la inicua carcajada de la Parca.

Cuando, por fin, te alejas la calma invade mi alma.

(De "Belleza cruel", cap.III, "De ahora y de siempre")

jueves, 8 de abril de 2010

Pueblo abandonado

La soledad es silencio en sus calles y casas,
el viento mece una puerta destartalada.
Las risas de los niños ya no se oyen,
ni los ladridos de los perros,
ni el canto de los gallos, al despertar el alba.

Es como un cementerio; los nichos: las ventanas,
tumbas: las puertas, balcones - sin tiestos, sin flores-.
Un viejo arado -esqueleto al sol- surca la soledad
con su reja oxidada, al paso de su existencia vana.

En la torre de la iglesia un nido vacío;
las cigüeñas han huido de tanta soledad,
de tanto hastío;
la cruz del campanario
medio tumbada, vencida por el descuido.

Las paredes, encorvadas, soportan tejados
violados
por lluvias y hielos, por raíces de plantas
que se encaran, insolentes, al cielo.
Las calles -empedradas- con musgos alfombradas,
flores, y huellas borradas...

(De "Belleza cruel" cap. III, "De ahora y de siempre")

domingo, 28 de marzo de 2010

Año 1958

No escapábamos del rosario, de los curas del colegio.
Paseábamos la alameda con las manos en los bolsillos, rotos,
llenos de frío.

Mirábamos al negro cielo, hacíamos guiños a las estrellas,
cantábamos “en el año dos mil y pico... el hombre podrá volar”
-año 2000...qué lejano, muy lejano, nos parecía remoto, inalcanzable,
más que cualquier galaxia, -¿llegaríamos?-.

Filosofábamos, hablábamos de los aviones “a propulsión a chorro”.
Fumábamos, a trozos, los “Ideales” amarillos
con pestazo de colillas apagadas,
guardadas, escondidas, en los bolsillos del abrigo.

Hablábamos de Maribel y de Charito, mirábamos al cielo, ¡qué frío!,
las manos en los bolsillos, calor en las ingles.
La luna, galleta de plata, nos miraba, se reía congelada.

Recitábamos a Jorge Manrique, San Juan de la Cruz.
Cantábamos rancheras, silbábamos el “Puente sobre el río Kwai”
y, a veces, hablábamos de religión y matemáticas.
Y pasaba la tarde invernal del Domingo, calada tras calada
de los cigarrillos “Ideales” amarillos.

(De "Belleza cruel", cap.II, "Recuerdos con el sepia de los años")

sábado, 20 de marzo de 2010

Con este poema terminan los dedicados en torno a nuestra desgraciada guerra civil.

Frente quebrada

Ojos negros, hundidos, mirada en extravío.
Labios en rictus de ascos y maldiciones,
espalda curvada por años en roto delirio;
sonámbulo despierto de días y noches.

Camina con paso inseguro, agotado,
hastiado de todo y de todos.
Sus brazos caídos, desmayada alma
en cuerpo de gigante, complexión enorme.

Muchas veces tumbado o recostado
sobre cualquier muro; en la mano, siempre, una botella,
su única compañera, ignorando al mundo
del que es apartado, en el que es confinado.

Mira al cielo: aún surca los caminos,
entre nubes, que cruzó con su avión de guerra;
en su cabeza rugen los motores,
las metrallas, las explosiones...

Poco más dejó saber de su historia.
No quiso huir, vivió su destierro
bajo los cielos en que hizo la guerra,
la guerra que perdió; vencido por dentro,
vencido por fuera.

(De "Belleza cruel" cap.II, "Recuerdos con el sepia de los años")

viernes, 12 de marzo de 2010

Trenes con fatídico destino

( 11 M, en la memoria )

Portadores, sin almas ni semblantes,
de cargas explosivas.
Urdidores y cómplices asesinos.
Trenes en raíles, en vías
paralelas que convergen en muerte.

Conjura de odio, ambición y venganza.
Tramado de mentiras y traiciones,
teléfonos móviles
y miembros sangrantes.

Gritos confundidos con más gritos.
Cuerpos desmembrados,
rotos, desangrados.
Vagones de ilusiones rotas,
de vidas acabadas.

Carroñeros, de utópicas naciones,
sobrevuelan, en círculos, sobre tierras y almas
que no les pertenecen...
Sus graznidos quieren silenciar
sus bombas y disparos, asesinos
y traidores.

España, las dos Españas, con abuelos muertos
por ambas,
hoy ya rota, en mil pedazos, por la generosidad
del que da lo que no le pertenece.
Sueño de unos, pesadilla de todos.

(Del poemario "Atardecer del alma")

martes, 9 de marzo de 2010

A PETICIÓN DE ALGUNOS DE VOSOTROS, UN PEQUEÑO COMENTARIO SOBRE EL ACTO DE PRESENTACIÓN DEL LIBRO "HAZVERSIDADES POÉTICAS, DE ELVIRA DAUDET.

La presentación corrió a cargo de Jaime Alejandre, director del proyecto de "Hazversidades poéticas" que, como es costumbre en él, deleitó con sus inteligentes y simpáticas palabras. Fué muy generoso para con Elvira, aunque creo que Elvira se merece muchos elogios, como persona y como escritora.
“Todo pasa y todo queda”... y ahí quedaron los poemas de Elvira Daudet, en las mentes, en los corazones y en los ojos húmedos regados por la emoción de los asistentes a la lectura de los poemas de su -Hazversidades poéticas- mini libro de tamaño, y gigante en contenido de sentimientos y emociones, que se desboradaban en cálidos aplausos después de cada poema
El café Libertad 8, lleno; no se pudo admitir a más público por el aforo del local -a los que se quedaron en la calle, nuestras disculpas- y muchos se quedaron, también, sin poder adquirir el libro, por haberse agotado.
Obsequiaron a Elvira con su presencia: Marta García Sánchez, asesora de la Ministra de Cultura, Teresa Aranguren del Consejo de TVE, Emilio Porta vicesecretario de la Asociación de Escritores, Ramón Irigoyen, Juana Vázquez, Carmina Casala, Juan Carlos Atienza, Santiago Tena, José Luis Torres, mis compañeros de blogs y formidables poetas Carmen -Media Luna- y Jesús Arroyo... a parte de amigos, familiares, etc. etc.
Espero que Elvira repita la presentación de otro libro en un futuro, bien sea en prosa o poesía.
Colgaré el vídeo de la presentación en breve.
Si queréis ve una crónica de Jaime Alejandre sobre la presentación, buscar en Google Hazversidades poéticas.
Saludos.

martes, 2 de marzo de 2010

Se hizo el mal por todos...

Dejémonos de colores,
rojo, azul, azul y rojo; ¡basta ya!-
acabemos, de una vez por todas,
con las dos Españas.

Gobernantes y gobernados
dejémonos de odios;
miremos hacia atrás
sin iras ni rencores;
no encendamos, una vez más,
la mecha de la venganza.

Los odios traen las guerras
y el rescoldo de la guerra
-campos y ciudades
con sangre, inocente, derramada-
es más odio.

Han pasado los años, nada es igual que entonces;
atrás quedó, en aquella mísera España,
el analfabetismo, la injusticia, el hambre;
hoy, al pueblo, no se le engaña.

(De "Belleza cruel", cap.II, "Recuerdos con el sepia de los años")

lunes, 15 de febrero de 2010

Mieses y flores

La primavera ha llegado, atrás quedó la guerra.
Han crecido
-entre cascotes de metralla-
las cebadas, los trigos,
-ganarán batallas al hambre
de los vivos-
las amapolas han florecido.
Mieses y flores...
homenaje a los muertos
que, en los campos, han caído.

(De "Belleza cruel", cap.II, "Recuerdos con el sepia de los años")

jueves, 11 de febrero de 2010

AMIGOS Y SEGUIDORES DE MIS BLOGS, OS INVITO A QUE ASISTÁIS EL DÍA 8 DE MARZO, A LAS 8 DE LA TARDE, EN LIBERTAD, 8, A LA PRESENTACIÓN DEL LIBRO "HAZVERSIDADES POÉTICAS" DE MI HERMANA, ELVIRA DAUDET, PRESENTADO POR EL EDITOR, JAIME ALEJANDRE.

Un poema de Elvira:

LA TRAMPA

Como una pobre rata va el hombre hacia su queso.
Están reunidos todos los amigos,
regocijados
al verlo tan hermoso y anhelante.
Le murmuran obscenidades al oído
y acarician su nuca.
Sonríe él, agradecido, y les ríe los chistes.
La fiesta vale el salario de un año
y, satisfecho, el novio les ve beber champán,
prepararle las sábanas y cantar parabienes.
Nadie le dice el precio del vestido de novia.
Aunque todos lo saben,
ninguno va a decirle que la esposa,
debajo de los tules,
esconde una boca inmensa que acabará engulléndolo.
No le dicen que sus sueños, su ambición,
su esperanza,
van a ser arrancadas
para adornar el adorado ombligo.
Y sus huesos, si se salvan,
serán paseados con cadenas.
Animada por músicas, velos y temblores
entra la novia, ave perseguida.
Va dejando a su paso las espumas del velo,
las plumas de su cola, de paloma alcanzada.
Camina al paraíso corregido,
hacia la fortaleza conquistada,
poniendo bridas
al miedo de encontrarse en el bosque de vello
donde el deseo amordazado del varón la espera.
Va la virgen a poseer un dios dulce y viril,
a la isla fortificada de sus brazos,
a la feria de los besos y el misterio,
a salvarse del miedo,
a la entrega.
Pero, ¿por qué nadie le dice ahora
que la crisálida sale hecha cenizas del abrazo,
que su dios es un hombre destrozado
y recompuesto,
que el misterio es un caos de amargura y vergüenza.
Que mañana habrá de defenderse
del odio de su dios encadenado
y su propia impotencia.
Y que el tierno almidón de las sábanas
va a convertirse
en un violento e incandescente charco mineral?
Hermosos, jóvenes, los dos enamorados
son conducidos por el órgano, el incienso,
el pueblo entero, hasta la trampa.

(De "Crónicas de una tristeza")

lunes, 8 de febrero de 2010

Batallas en la mar

Mis juegos de niñez,
entre escombros de casas hundidas,
-rescoldo de la guerra-
eran de batallas en la mar embravecida;
olas gigantescas
eran montañas de vigas y tierra.

Subido en el puente del barco,
-restos de algún muro caído en mi patio-
como altivo capitán, daba órdenes
a estáticos montones de ladrillos y piedras,
siempre sordos y mudos a mis gritos,
así, en mis batallas, no había muertos ni heridos.

Los palos eran las espadas,
las tuberías, troceadas, los cañones,
las ratas... los espías.
Eran los juegos de aquellos años de posguerra,
sin juguetes,
con la inocencia en los ojos de los niños,
en sus reflejos los daños de la guerra.

(De "Belleza cruel" cap.II, "Recuerdos con el sepia de los años")

lunes, 1 de febrero de 2010

Yo era pequeño

Yo era pequeño, jugaba en las casas hundidas.
Acompañaba a mi madre
a las colas del pan,
no me enteré del hambre.

Jugaba -el sonido de la corneta
en el aire de la posguerra- a conquistar trozos
de tierra, con el clavo, con el hinque,
mientras los muertos se enfriaban,
los muertos de todos,
que no se ofenda nadie.

Después de las bombas,
las bombas de todos,
vino la paz, la huida, el destierro, el hambre.

La nuestra fue una guerra -maldita- más,
que nadie se extrañe.
¿Qué guerra no tiene bombas, muertos cárceles,
hambre?

Las guerras hay que evitarlas antes:
No coquetear con banderas que no quiere nadie.
No ofender los sentimientos, las religiones de nadie.
Justicia para todos...
¡hay que impedir que las guerras estallen!

(De "Belleza cruel" cap.II, "Recuerdos con el sepia de los años")

lunes, 25 de enero de 2010

El reencuentro

Se despertaba el día con bruma, aún dormida,
sobre las lápidas del cementerio.
Tumbas vacías; todos los cuerpos y huesos al aire;
olor denso, insoportable.
Olor a los muertos y más muertos y, dentro
del feudo de las tinieblas, tú, la gran señora
y todopoderosa,
la Muerte, reina de las calaveras y gusanos,
inquilinos de mortajas.

Nos habías citado, padre, iban a exhumar tus restos,
a romper tu descanso, a violar tu sueño,
en una mañana de tensa calma.
La tierra es negra y húmeda, exhalando
vahos de pudrideros.
Y saliste tú, alzado en vilo,
con tu cuerpo de nácar y... entero.

Tus hijos allí, presenciándolo,
con nuestros sentidos colapsados
de sensaciones,
con corazones al galope de sentimientos;
los ojos no nos lloraban...
las lágrimas nos caían por dentro;
después de los años te veíamos de nuevo...
La bruma flotaba como las almas que suben
al cielo;
bruma irreal, mañana de pesadilla, de frío,
las gotas del rocío nos llegaban
a los huesos.

Aquellas emociones nos calaban en nuestros
adentros.
¡Estábamos tan cerca y tan lejos...!
No poder abrazar tu cuerpo...
no poder sentir tu cálida mirada,
no recibir tus amorosos besos...
Y te llevaron al crematorio...
luego nos entregaron tus cenizas
resumidas, una negra vasija...

Las llamas no borraron tu imagen,
nunca tu sonrisa, sólo... tu cuerpo.


-Lo publico en memoria de mi padre; en este mes nació y en este mes murió-.

(De "Belleza cruel", cap.III, "De ahora y de siempre")

jueves, 21 de enero de 2010

Tiempos de miseria

Los pequeños sin alimentos
ni juguetes.
Los mayores –mala sangre y juramentos-
duros trabajos, pan duro y... escaso;
días largos –amaneceres y trasnochadas-
sudores y piojos,
alpargatas con agujeros.

Después vino la guerra:
Niños con hambre, lágrimas y mocos...
Muertos, muchos muertos...
Mujeres, sayas y pañoletas negras,
y corazones rotos...

(De "Belleza cruel" cap.II, "Recuerdos con el sepia de los años")

sábado, 16 de enero de 2010

El viejo y la joven bella

Una joven bella, de extrema hermosura, fresca,
como flor de invernadero...
él, viejo,
más que los restos de Atapuerca,
piensa en mil travesuras...

Pero, recobrando la cordura,
se dice para sus adentros...
- como la zorra con las uvas –
“esa flor está inmadura”.

jueves, 7 de enero de 2010

Ese muchachote y su padre

Tiene una edad incierta
¿doce, quince, diez y ocho años?
no lo sé, pero es alto y parece fuerte.
Tiene ciertas deficiencias...
necesita la mano, el apoyo del padre.

Les veo pasar todos los días,
con su andar inseguro, atropellado, con cuerpo
inestable.
El padre, mayor y menudo, tiende su mano,
le sostiene;
por ahora puede ayudarle; más tarde...
sacará fuerzas... ¡seguro!

Su cuello sostiene una cabeza
que siempre mira al cielo,
a veces, dando rápidos giros.
Su boca es grande, abierta -labios gruesos, carnosos,
rojos- su cara en perenne sonrisa.

Mientras caminan, él, de medio lado,
mira a su padre, más bien, le acaricia,
con sus ojos inocentes; le adora,
le echa besos cariñosos, sonrientes.
Le habla, le dice palabras que sólo él entiende;
y sonríe... abre su descomunal boca, en plena
y feliz mueca...

El padre derrocha amor, con su dulce sonrisa,
con tristeza escondida, como sus pensamientos;
dudas de un futuro incierto, su indefenso hijo
sin su padre,
sin su báculo, sin su amigo...
¿Pensará en ello su hijo?


(De "Belleza cruel" cap.III, "De ahora y de siempre")

sábado, 2 de enero de 2010

Este poema está escrito para Coco, mi perro.

Cuando yo muera

Cuando muera,
si es que muero yo primero,
quiero que me vea mi perro;
que me huela, ya muerto,
no sea que piense que, por mi voluntad,
me he ido y le he dejado.
No quiero que crea que le he abandonado.

(De "Belleza cruel" cap.III, "De ahora y de siempre")

Durante la lectura en el Centro Cultural "Pablo Iglesias" de Alcobendas

Aparte de leer poesía, tasmbién cantan canciones de su creación. En esta ocasión, una dedicada a Miguel Hernández.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza
Realizada por Antonio López Negredo